21/21

Mauricio Larriera: la apuesta de Peñarol que debe ganar espalda

El nuevo entrenador aurinegro se enfrenta a su primera gran prueba como director técnico, luego de su pasaje por varios equipos uruguayos. 

Exitoso. Larriera es el único candidato en el club violeta.
El nuevo técnico de Peñarol se hace cargo de un equipo al que le urge volver al triunfo.

Mauricio Larriera está a tres días de empezar la pretemporada de Peñarol. El 5 de enero tomará las riendas de un plantel que vivió un 2020 para el olvido, pero terminó con una victoria clásica que será un recuerdo grato. Lo único rescatable en el aspecto deportivo.

Larriera debe hacer frente a un Clausura que no está obligado a ganar, pero que es la última chance de Peñarol de competir por algo en la temporada 20/21. Si obtiene el título, el entrenador ganará una espalda con la que no llega: no tiene una carrera deslumbrante que lo avale. Si lo pierde, tendrá que afrontar el Apertura y las copas internacionales a las que clasifique Peñarol (si clasifica) desde el debe.

El extécnico de Danubio, Wanderers, Defensor y Racing cuenta con el apoyo de símbolos aurinegros como Pablo Javier Bengoechea y Gabriel Cedrés Pero esto es fútbol. Y para hablar de respaldo pregúntenle a Diego Forlán. Bengoechea, nuevo director deportivo, apostó fuerte desde el principio por Larriera, pero a su éxito o fracaso está atado también parte de su crédito con la dirigencia de Ruglio y los hinchas en su nuevo rol.

La responsabilidad inmediata de Larriera es la de terminar de hacer rodar a un equipo que venía armando Mario Saralegui, a quien no sería descabellado pensar que le jugó más en contra su perfil público que los resultados, teniendo en cuenta que no había demasiadas expectativas en cuanto a esto último. Peñarol tiene plantel de sobra, con jugadores de experiencia (Cristian Rodríguez, Walter Gargano), juveniles prometedores (Facundo Torres, Agustín Álvarez Martínez) y futbolistas maduros capaces de liderar el fútbol del equipo (David Terans, Jesús Trindade, Gary Kagelmacher).

Larriera obtuvo un puesto por el que soñaron en las últimas semanas técnicos de trayectoria internacional y referentes históricos del equipo mirasol. Será su primera gran prueba como director técnico. Y será difícil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados