CAMPEONATO URUGUAYO

Matonte: “Lo mejor sería acertar todo sin necesidad del VAR”

El árbitro del encuentro clásico que definirá el Torneo Clausura confía en el aporte de la tecnología, pero no pierde de vista que debe arbitrar como si ella no estuviese.

Andrés Matonte arbitrará la final del Intermedio. FOTO: Gerardo Pérez.
Andrés Matonte arbitrará la final del Intermedio. FOTO: Gerardo Pérez.

Para Andrés Matonte, el árbitro del clásico entre Peñarol y Nacional que definirá el campeón del Torneo Clausura, el gran éxito lo daría acertar todo lo que le toque sancionar en la cancha sin necesidad de recurrir a sus colegas del videoarbitraje.

-¿Desde qué año sos árbitro?

-Terminé el curso en 2010 y empecé a arbitrar en 2011.

-¿Qué motivó la realización del curso?

-Soy de un barrio muy futbolero como es La Teja, estaba esperando para poder ingresar al Instituto de Educación Física y vi una propaganda en televisión sobre la inscripción para ser árbitro. Fui y me anoté.

-¿Pero ya había un gusto especial por las reglas del fútbol? ¿Era una forma de vincularse al fútbol porque no te veías como futbolista?

-Lo de jugador ya estaba descartado desde hacía un buen tiempo, pero el arbitraje era algo que me gustaba mucho, además quería estar en el ambiente del fútbol porque me apasiona. El fútbol es algo muy lindo.

-¿Qué es lo que más seduce del arbitraje?

-A mí me apasiona. Es difícil de explicar y solamente los que somos árbitros podemos llegar a entender por qué nos apasiona tanto esta función.

-Cuando empezaste a comunicar que querías ser árbitro, en tu entorno, ¿qué te decían?

-Lo primero: ‘¿estás loco?’. Pero ya estaba decidido, no había nada ni nadie que me pudiera hacer cambiar de idea.

-Después de decidir volcarte a la carrera de árbitro, ¿en qué empezaste a soñar?

-Vas dando pasos. Pasar de categoría. Crecer. Obviamente que proyectás, y lo primero que te proponés o soñás es llegar a Primera división. Después siguen apareciendo las metas, como ser árbitro internacional, participar en alguna competencia internacional y cargás todas las baterías para luchar y conseguir todo.

-¿Las cosas se dieron más rápido de lo imaginable?

-Por momentos hubo etapas más difíciles, porque en juveniles me pude haber trancado en alguna categoría, pero después, por suerte, se me han dado las cosas bastante rápido.

-¿Cuál fue la mejor recomendación que te hicieron cuando comenzaste?

-Algo que sigo respetando: ‘se vos mismo’. Y eso es lo que le diría a todos los que empiezan.

-¿Tomaste como ejemplo a algún árbitro? ¿Hoy lo hacés?

-Cuando yo comencé en Uruguay había muy buenos árbitros, incluso hoy son instructores. A nivel internacional siempre me gustó el italiano Nicola Rizzoli, el juez de la final del Mundial de Brasil 2014 entre Alemania y Argentina. De verdad, muchas veces prestaba atención a sus desempeños para tratar de aprender.

-¿Qué tiene que hacer un árbitro para que se lo considere bueno?

-Un buen árbitro tiene que entender de fútbol, tanto para la lectura de anticipación. No se concibe un árbitro que no consuma fútbol, hay que adaptarse al dinamismo y a las necesidades que se tienen por la forma en la que se juega hoy.

-¿Cómo hay que arbitrar?

-Ahí va un poco en el estilo. No hay que salirse de las consideraciones que son las que te llevan a tomar sanciones disciplinarias, pero cada uno tiene su estilo.

-¿Hablar o no hacerlo? ¿Castigar o advertir?

-La advertencia es fundamental y es lo que se está pidiendo. Se valora más la prevención a que el árbitro sea meramente un castigador o sancionador de lo que pasa. La prevención es fundamental.

-Te toca una situación inédita para el fútbol uruguayo por la incorporación del VAR. ¿Ayuda para descansarse o el árbitro no debe perder nunca el poder de control del partido?

-El árbitro debe arbitrar como si el VAR no estuviera. Hay un árbitro dentro del terreno de juego y es el que debe conducir, después si por algún motivo pasó algo inadvertido o fue mal sancionado ahí si entra la herramienta del VAR que ayuda a la justicia deportiva.

-¿Hay que ser más rápido en su utilización?

-Hay que ser paciente y en el protocolo lo que se establece con claridad que la eficacia debe primar sobre la rapidez. No importa si nos lleva unos segundos más si luego terminamos tomando la decisión correcta.

-¿El clásico te llega en el momento justo?

-Creo que es el corolario de lo que fue este año para mí. Ya estuve en la final del Intermedio y en varios partidos más importantes, así que me parece que tuve un buen año.

-¿Es bueno o mejor que tu primer clásico llegue cuando hay VAR? ¿Hubieses preferido probarte a este nivel sin el VAR?

-Me es indistinto porque con o sin VAR hay que arbitrar y demostrar por qué fuimos designados y esperemos que no sea necesario utilizarlo porque resolvimos bien dentro del campo de juego.

-¿Ese sería el mejor logro?

-Lo mejor sería que acertáramos en todo lo que sancionáramos.

-Cuando reúnas a los dos capitanes, ¿dirás algo especial por ser tu estreno clásico?

-No. Ya le he arbitrado varios partidos a cada uno de los equipos y además ellos ya han tenido charlas informativas sobre el VAR.

-¿Cuál es su mensaje después de realizar el sorteo?

-No digo nada extraño ni pido nada especial, simplemente les deseo buen partido a los dos capitanes.

-Después de recibir la nominación, ¿hubo alguna llamada especial?

-La cantidad de llamadas recibidas ha sido interminable.

-¿Es difícil ser árbitro en Uruguay?

- El fútbol está muy centralizado, entonces los hinchas de los equipos siempre van a estar en el entorno, pero dentro de todo no es tan difícil.

-¿Los gritos desde afuera pesan?

-En juveniles se escuchaban bien. Ojo, mirá que en Primera división también, pero después que te acostumbrás no deja de ser un ruido de fondo. Además, hay cosas que te gritan que te provocan una sonrisa. Hoy no recuerdo exactamente algún grito en particular, pero sí más de una vez me causó gracia la locura.

-¿Algún pedido especial?

-Varios. Me han dicho: ‘ya sabés quién tiene que ganar’, ‘con dos penales alcanza’. Todos piden.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)