RIVER PLATE

Matías Arezo: es de primera a los 16 años

El juvenil debutó en River Plate y sacó muy buena nota; aunque el arquero Nicola Pérez, que lo conoce bien, le negó el gol. "Si pienso en parecerme a alguien , sólo pienso en parecerme a mi padre. Es mi ejemplo a seguir. Trabaja en la construcción y siempre nos dio todo lo que pudo", dijo.

Matías Arezo
Revelación. Matías Arezo debutó en Primera División con 16 años. Foto: Francisco Flores.

Durante la semana previa al inicio del torneo Intermedio, Matías Arezo se ilusionó con ser titular. Al menos así lo indicaban los entrenamientos llevados a cabo por el técnico Jorge Fossati. “Pero hasta la última práctica no se sabía nada. Hasta el sábado no estaba nada confirmado”, dijo el juvenil de 16 años que ayer disfrutaba del día libre en la casa que comparte con sus cuatro hermanos y sus padres en la calle Faramilñán, en Belvedere. Se mudaron hace aproximadamente un año, pero Matías aún añora cuando vivían en Tres Ombúes con los abuelos paternos, porque “estaba toda la familia junta”.

“Arranqué nervioso. Al principio tenía unos nervios bárbaros, hasta que agarré confianza”, contó ya sobre lo sucedido el domingo en el partido ante Progreso. Tuvo dos chances muy claras, pero no pudo convertir y darle a River Plate la victoria, lo que hubiera hecho redondo su debut en Primera División. “Nicola (Pérez) me conoce muy bien de tantos entrenamientos juntos”, afirmó sobre el exarquero de River, hoy en Progreso.

Arezo fue ascendido al plantel principal de los darseneros a principios del año pasado cuando Pablo Tiscornia era el entrenador y él tenía 15 años. No tuvo posibilidades de jugar con Giordano y fue Jorge Fossati quien lo mandó a la cancha en su regreso al fútbol uruguayo. “Cuando me dijo que iba a jugar sentí un gran nerviosismo, pero después me fui tranquilizando y me di cuenta que me estaba dando la confianza. Me dijo que si me ponía era porque sabía que estaba preparado y ahí fue que empecé a tranquilizarme. Y a confiar en lo que hacía en las prácticas”.

El juvenil tomó bien la llegada de Fossati al club. No se preocupó a pesar de su impresionante carrera. “Esperaba que apuntara a los gurises, a los juveniles. Y fue justo lo que pasó. Apostó a cambiar el equipo, a darle un aire nuevo. Al principio sentí un poco de nervios por la trayectoria que tiene, pero después que vino me acostumbré muy rápido a su forma de trabajar. Y me cayó muy bien. No me pide nada en especial, me dice que confíe en lo que hago. Y que juegue tranquilo, que soy un gurí todavía. Que aproveche mis condiciones y que tenga confianza en lo que hago en los entrenamientos”.

No es Fossati el único en hablarle al juvenil, también Juan Manuel Olivera lo aconseja para bien. “El Flaco es tremenda persona, me ayuda pila. Me da muchos consejos y me da para adelante. Me corrige y me cuenta cosas que hizo mal en el pasado para que yo no las haga”

Arezo es 9, pero se mueve por todo el frente de ataque como quedó demostrado en el partido frente a Progreso. “No me gusta quedarme parado, me gusta recorrer la cancha. Juego de 9 porque me gusta jugar arriba, pero no soy de quedarme estancado en un solo lugar. Además está el Flaco (Olivera), que me ayuda a hacer mi juego. Él cumple más con el rol de 9 y me deja libertad a mí para moverme”.

LLANTO. Arrancó el baby fútbol en el club Tres de Abril en Paso de la Arena. Tenía solo tres años y jugaba con dos categorías más grandes que él. Claro, no se acuerda mucho de lo que hacía. “Creo que no hacía nada, sólo corría atrás de la pelota”. Aunque hoy es un goleador, su primer recuerdo en el fútbol es bajo los tres palos. “Quería ser arquero, pero en un partido me hicieron cuatro goles, me puse a llorar y nunca más me paré ahí. Pasé a jugar de número 5”.

Tras un pasaje de un año por el club Pesca de Belvedere, llegó a River Plate de Aufi. Tenía ocho años. “River es mi casa, no creo que haya una persona que yo no conozca en el club”.

IDOLO. Hay muchos jugadores que le gustan, pero ninguno es su ídolo. No tiene ídolos en el fútbol, su gran ídolo es Carlos Alejandro, su papá. “Es el ejemplo de persona que tengo. Si pienso en parecerme a alguien, sólo quiero parecerme a él. El ejemplo a seguir para mí va a ser siempre mi padre. Trabaja en la construcción y siempre nos dio todo lo que pudo”, aseguró convencido quien es el tercero de los cinco hijos que tuvieron sus padres.

“Sólo otro juega, el de 11 años, pero se me fue para la barra de enfrente; está jugando en Wanderers. No pude hacer nada, él decidió así”, se lamentó.

“Siempre quise una nena, pero no vino. Somos todos varones. Tengo al más chiquito, de tres y me encanta malenseñarlo”, dijo y admitió que sueña con irse al exterior para llevarse a toda su familia con él. “Es como me dice el Flaco (Olivera): paso a paso sin apurarnos. Todo a su tiempo”.

el técnico

Fossati: "Es un chiquilín con cabeza de adulto"

-¿Por qué lo pusiste de titular ya en el primer partido?
-Lo puse porque con algunos retoques que le estuvimos haciendo, lo vi muy adulto de cabeza a pesar de su corta edad. Y físicamente muy bien armado como para jugar en Primera División.
-¿Cuándo lo decidiste?
-Ya me lo había marcado un poco, Gonzalo (Gutiérrez), mi ayudante. Y también la Pocha (Leonardo) Martins que lo había visto en Sub 17. Lo vimos preparado en todo sentido. Y gracias a Dios con su actuación demostró que estaba pronto. Si no lo hubiera visto así, no lo hubiera arriesgado, ni por el equipo ni por él, porque es un chiquilín. Pero repito, tiene cabeza de adulto y eso fue fundamentla para que tomáramos la decisión. Y creo que eso fue lo que llamó más la atención, que jugara como un futbolista ya hecho y derecho. Que no demostrara para nada su edad.
-¿Qué fue lo que más te gustó de él?
-Tiene el potencial de un gran delantero, juega bien por abajo y tiene buen juego aéreo a pesar de que no es alto. Es inteligente para usar el cuerpo y puede jugar tanto por afuera como por adentro. A mí me gusta más por adentro. Obvio, tiene 16 años y en todo se puede perfeccionar. Pero vuelvo a lo mismo: he visto mucho con sus cualidades y otra cabeza. Sus cualidades con esa cabeza, he visto pocos.
-¿Qué esperás de su futuro?
-Creo que estamos en presencia de un pibe con un futuro extraordinario siempre y cuando lo sepamos llevar y siga reforzando esas virtudes que ya tiene con humildad.

Sudamericano

Fue el goleador de la selección Sub 17

 Arezo jugó el Sudamericano Sub 17 que se llevó a cabo en Perú en marzo de este año. En realidad sólo tuvo la oportunidad de ser titular en la fase final, donde le hizo tres a Ecuador y terminó siendo el goleador del equipo dirigido por Alejandro Garay. “Fue complicado, al principio venía medio ahí porque no jugaba. Hasta que en un momento me tranquilicé. Entrenaba y entrenaba esperando la oportunidad. Y cuando llegó, sentí que estaba preparado. Venía entrando desde el banco y con Ecuador me puso como titular y anoté los tres goles. Y después le hice uno a Chile y otro a Perú”, contó quien ahora se ilusiona con poder integrar la selección Sub 20 para volver a defender a la Celeste.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)