FÚTBOL

Mathías Corujo: "No ligué en Peñarol; capaz no tendría que haber ido"

El lateral, que por un tema de plazos no pudo jugar este semestre en Nacional de Paraguay, afirmó que no quería hacer el reclamo por los adeudos pendientes, pero se sintió muy dolido por cómo se manejaron los dirigentes. 

Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Con mucha sinceridad habló Mathías Corujo después de mucho tiempo y lanzó conceptos muy interesantes sobre su pasaje por Peñarol, cómo se enteró que no lo iban a tener en cuenta y sobre los reclamos por la deuda que el equipo aurinegro mantiene con él. 

Está hace 15 días en Paraguay, donde iba a jugar en el Nacional de ese país, pero por un tema de plazos, ya que cerró el período de pases, se quedó sin actividad oficial, aunque sigue entrenando a pesar de que no percibe ninguna remuneración. Su idea es en el 2020 jugar en el tricolor guaraní, porque conoce al técnico "Chiqui" Arce (lo tuvo en Cerro Porteño) y el director deportivo, Carlos Bonet, supo ser su compañero de equipo.

"Hice una pretemporada espectacular en Miami, se hablaba de la renovación en Peñarol, no renové y pensé que iba e encontrar club más fácil de lo esperado; al principio recibí dos o tres llamados de Argentina, de Newell's, pero ya habíamos hablado con mi familia que a Argentina no volvíamos más, no nos gustó, preferíamos no ir pero no pensamos que iba a estar tan bravo, que iba a costar. Me quedé estos meses sin jugar. No son tiempos buenos, el jugador quiere jugar. Estamos cómodos en Paraguay, porque estamos tranquilos. Estoy sin jugar, recién el año que viene si Dios quiere voy a hacer contrato, no estoy cobrando, es una apuesta. Estuve casi un año roto de la rodilla" afirmó Corujo en entrevista con el programa Hora 25, de Radio Oriental.

La selección y su regreso a Peñarol luego del 2011

Corujo explicó: "estuve un año en San Lorenzo, en el primer semestre jugué, el segundo ya no. No habíamos pasado bien el tema familiar, nos vinimos al equipo que soy hincha, que quiero, con la meta de ir al Mundial con Uruguay. Estaba jugando en las Eliminatorias, los primeros partidos los jugué casi todos por alguna lesión o doble amarilla de algún compañero, y rendí. De los 18 partidos, jugué 10 o 11 y de titular casi todos, estaba metido en el proceso, sentía la confianza del cuerpo técnico".

Y agregó que "en Peñarol no ligué nada, no es por buscar excusas, a esta altura no hace falta. Llego y a las dos semanas también viene Guillermo Varela. Llegaba para jugar de lateral, empezamos jugando los dos juntos, me voy a la selección por la fecha FIFA, juego de titular y cuando vengo estuvo cinco partidos sin poder jugar en Peñarol, sentado en el banco, donde entraba de a pocos minutos. El equipo empezó a ganar, se consolidó; el DT se prefirió a otros jugadores pero seguí jugando en la selección. Pude revertir eso con buenos rendimientos. Siento que rendí bien en Peñarol los partidos que me tocó jugar. Llegó la lesión en Tucumán pero ya el DT (Leo Ramos) me estaba poniendo de volante. Me rompí toda la rodilla, el cruzado y el lateral, con una recuperación de 9 a 10 meses".

Mathías Corujo disputa la pelota en su regreso tras más de un año sin actividad. Foto. Marcelo Bonjour.
Mathías Corujo tras su regreso luego de más de un año sin actividad. Foto. Marcelo Bonjour.

La charla con Leo Ramos

"Yo se lo dije al cuerpo técnico, no podía entender cómo no tenia más minutos. Me fui de la selección, jugamos con Liverpool, ganamos, cuando vengo estoy cinco o seis partidos sin jugar, no tenía lugar, me sorprendía y me llamaba la atención. Como soy un tipo frontal, lo hablé y por eso se lo estoy contando a ustedes", contó en relación a su charla con Leo Ramos.

"Pasaron muchas cosas que hoy en día me hace pensar que capaz no tendría que haber ido a Peñarol, pero tampoco me arrepiento. Pasé dos años espectaculares, a pesar de esto de los minutos y de la lesión. En el fútbol es difícil encontrar amigos, está bravo el ambiente, pero en Peñarol dejé amigos y la pasé bien con amigos, lástima que en lo futbolístico no fue cómo pretendía; también con la idea de poder ir al Mundial con la selección. Después se le complicó al cuerpo técnico de la selección porque veían que no jugaba, antes de la lesión ya iba Guillermo (Varela) y yo no iba", puntualizó.

A su vez, Corujo indicó que "Ramos era el técnico y capaz tendría otros gustos, a veces no era opción ni entre los tres cambios y la cabecita me entraba a trabajar. Yo había ido para jugar, para sentirme bien, disfrutar de Peñarol y también para ir al Mundial, pero no ligué; lo de Guillermo tampoco se esperaba, capaz que jugaba siempre de lateral en Peñarol, la posición que más cómodo me siento, y era otra historia. No es una excusa, no era el momento, no estaba para mí en estos dos años en Peñarol y de eso estoy convencido".

Mathías Corujo en el entrenamiento de la selección de Uruguay en el Complejo Celeste. Foto: Marcelo Bonjour
Corujo en la selección. FOTO: El País. 

Pretemporada en Miami y el momento en el que le dicen que no seguiría

Corujo contó en Hora 25 cómo fue su ida a la pretemporada. "Mi contrato terminaba el 31 de julio. Arranco a entrenar con contrato, hicimos unos días de pretemporada en Uruguay, viajamos el domingo para Miami. El día antes me llama Diego López, voy a la habitación y me comunica de que de la parte de él no me iba a tener en cuenta y que la idea del club era no renovarme y bueno, nada, bien de bien, le agradecí que me lo dijera de frente", contó.

Y agregó: "me dijo que quería que viajara y que hiciera la pretemporada en Miami, y el club también. Lo tomé bien. No quería ser una piedra en el zapato, que se viera obligado a ponerme en las prácticas. También el 'Tío' Sánchez me dijo que capaz me terminaba quedando por si se iba alguno o porque le cambiaba la opinión al entrenador, Daba un margen a la duda. Fui, hice toda la pretemporada de la mejor manera, agradecido por la oportunidad de hacer la pretemporada. Fui convencido que eran mis últimos días en Peñarol. Me sirvió para agarrar ritmo y sentirme bien".

La deuda y el reclamo

"Lo del reclamo la verdad es que no lo quería hacer. No lo quería hacer para que no salieran los números a la luz, porque yo sabía que si hacía el reclamo iban a salir los números a la luz, porque sé cómo es el ambiente del fútbol. Lo que me calentó fue la manera. Yo estuve 15 días en Miami, los dirigentes pasaban por al lado mío, me saludaban y ni uno fue capaz de decirme algo. Sabían que conmigo no había ningún tipo de problema, podía venir el presidente u otro y decirme ‘mirá Matías, tenemos una deuda grande contigo, vamos a sentarnos a hablar cinco minutos, ¿vos qué querés hacer? Esto va más allá de si querés renovar o no, ¿podemos refinanciarla?”, contó molestó.

Y continuó contando la historia con detalles: "Era un café, cinco minutos en el hotel. Nada más. ¡Y se arreglaba! Y nadie fue capaz de pararme, nadie fue capaz de decirme nada. Siempre Corujo fue el que propulsó todo para que saliera todo bien, de buena onda, porque me considero buena gente. Pero nadie se me acercó".

"El 1° de agosto yo ya no fui a entrenar a Peñarol, esperé dos semanas para que alguien me llamara, yo sé que a mi representante, Alfie lo llamó, pero esa no era la cuestión, al que tenían que llamar era a mí, porque yo ya había tenido un pasaje (fue vicecampeón de América en 2011), me conocen de taquito, saben que no hay problema, nadie levantó el teléfono para llamarme. Yo hice el reclamo el 12 o el 14 de agosto, mi idea era salir al exterior ya que en Uruguay no podía jugar. Fui a la Mutual y fue así. Era obvio que los números iban a salir. El reclamo llega a la AUF y se le notifica a Peñarol. Iban a salir tanto de la prensa o mismo de Peñarol, no somos bobos, mismo Peñarol, al sentirse tocado, para cubrirse, llama a un periodista partidario de Peñarol, le dice de publicar un tweet y el que queda mal es Corujo. Y fue así, un domingo almorzando en lo de mis suegros me empezó a explotar el teléfono", señaló.

Y prosiguió: "Y la situación del país, que no es la mejor ni mucho menos, porque estamos cada vez peor, con los números a la vista de lo que me debían... Tengo familia, mi señora, mis dos nenes viviendo en Sauce, imaginate cómo estaba, era carne de cañón, la sociedad cada vez está más podrida. La gente era todo critica hacia mí, no lo hice juicio a Peñarol, es la plata que me pertenece por el contrato que me firmó Peñarol. Hice todo lo posible para no reclamar y para que no salieran los números. Hasta tenía miedo de salir de mi casa o si le pasa algo a mis nenes, todo el mundo sabe dónde vivo, no se sabe, capaz te agarra un cabecita floja de los que hay en la vuelta y te encaja un tiro, me calentó, me enojé y preferí llamarme a silencio, aguantar las críticas".

Mathías Corujo. Foto: Leonardo Mainé.
Mathías Corujo en Los Áromos. Foto: Leonardo Mainé.

El "Chiche" concluyó que "quería irme bien de Peñarol y sé que no me fui como quería hacerlo. No me fui bien. No quería renovar a lo último, sentía que no era mi momento en Peñarol. En ningún momento me ofrecieron renovar. Llegamos a un acuerdo y refinanciamos la deuda. No sé por qué... me agarró más tranquilo acá en Paraguay. Me empiezan a pagar ahora en octubre y finaliza en octubre de 2020, un año. Le dije a los abogados de la Mutual que lo quería de esta forma o no había acuerdo. Y ellos dijeron que sí. Nadie fue capaz de agradecerme”.

Por último, señaló que "el arreglo era que tenía que salir un dirigente a hablar que Corujo había refinanciado la deuda, y hasta ahora no habló nadie. Quería que hablaran porque salió del entorno de Peñarol el hecho de tirar los números, y era una manera de lavarse las manos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)