EN EL PARQUE CENTRAL

Marche un invicto

Nacional se aprovechó de Fénix: el albivioleta afrontó el partido sin estar en el mejor estado anímico (1-0).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Espino anotó el gol del triunfo de Nacional. Foto: Ariel Colmegna.

Nacional ganó un partido que no debió haberse jugado y Fénix perdió, en forma merecida, un invicto que duró ocho fechas.

“El estado de ánimo de los jugadores no es el mejor”, reconoció José Luis Rodríguez (presidente de Nacional) cuando ya el partido hacía una hora estaba retrasado por lo ocurrido a la llegada de la visita al Parque Central. Los de su equipo estaban molestos porque habían salido a calentar tres veces (las que el inicio del partido cambió de horario) y los del rival porque tenían la cabeza puesta en otra cosa y no enfocados en un partido trascendental.

Por todo esto es que el encuentro no debió jugarse. En esas circunstancias también pueden explicarse algunas cosas ocurridas. Una de ellas, el penal ejecutado a las nubes por Maximiliano Pérez a los 26’ y que marcó el partido, porque Fénix no fue capaz de ponerse en ventaja y terminó siendo el receptor de todos los nervios que podría haber trasladado a su rival.

Todo lo ocurrido en la previa también debe haber pesado para que Nacional se metiera en el juego. Sus primeros minutos carecieron de juego ofensivo e incluso hasta de inteligencia para leer el partido. Se escuchaba desde el costado de la cancha a Munúa gritarle a sus dirigidos que debían ir por las puntas y, principalmente, por el lado de Barcia, ya que había una gran diferencia entre su velocidad y la de Juan Álvez, su marcador.

El tricolor reaccionó solo luego de haber sufrido el cimbronazo que le significó la posibilidad de haber quedado en desventaja. Llamativamente Fénix había hecho algo que pocas veces hace un equipo de Rosario Martínez: perdonar. Y sabía que debía aprovecharlo.

No obstante, el primer tiempo se fue con un 0-0 que no reflejó lo ocurrido, porque en los últimos 15 minutos Nacional fue definitivamente más. El gol que se perdió Sebastián Fernández debajo del arco (su remate dio increíblemente en el travesaño) debió haber sido el de la ventaja, pero hubo que esperar hasta el inicio del segundo tiempo para que llegara el tanto de la diferencia.

Con uno más por la expulsión de Cavallini en el último minuto de la primera mitad (roja demorada, pues debió verla a los 4’ cuando le mostraron una amarilla que se quedó corta), Nacional salió decidido a aprovechar los espacios. Comenzó a tocar y a llegar. Se paró en campo rival y en una de las primeras jugadas profundas llegó al gol.

Taco de “Nico” López para el “Pacha” Espino y zurdazo cruzado del lateral zurdo para el 1-0. Y partido cerrado. Aunque el tricolor mereció otro gol, no lo logró; pero tampoco su victoria corrió peligro.

Y quizá el último dato de por qué no debería haberse jugado el partido fue la actitud de Rosario Martínez. El técnico de Fénix, que había sido detenido por la Policía, llegó y no dirigió mentalmente claro. Al punto que jugó 45 minutos con uno menos y no realizó cambios. Eso le costó el invicto y el segundo lugar. Con ambas cosas se quedó Nacional.

NACIONAL 1-0 FÉNIX

Estadio:
Gran Parque Central

Árbitros: Christian Ferreyra, Gabriel Popovits y Eduardo Aguirre.

Nacional: E. Conde; J. Fucile, D. Polenta, M. Victorino, A. Espino; S. Eguren, F. Carballo; L. Barcia (81' L. Gamalho), N. López, K. Ramírez (72' C. Tabó); y S. Fernández. DT: G. Munúa

Fénix: D. Denis; J. Álvez, M. Perg, R. Abascal, A. Gabrielli; R. Ferro, M. Cantera, M. Ligüera, M. Pérez; C. Waterman y L. Cavallini. DT: R. Martínez.

Gol: 47' Espino (N)

Incidencia: a los 26' M. Pérez (F) falló un penal.

Expulsado: 45' Cavallini (F)

Amarilla: Polenta, Carballo y Porras (N). Cavallini y Ferro (F)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)