PEÑAROL

Marcel pide cancha

Con apenas dos partidos en los últimos nueve meses, Novick se mete en el once para jugar una “final” copera el jueves frente a Atlético Tucumán.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Marcel Novick está recuperado y puede volver en la Copa. Foto: Francisco Flores

La derrota ante Jorge Wilstermann y el empate ante Fénix dejó en evidencia que Peñarol necesitaba reforzar la mitad de la cancha para lograr un equilibrio y no atacar con tantos futbolistas y defender con tan pocos.

Por eso, en el inicio de la semana, Leonardo Ramos metió mano. Cambió nombre por nombre: Hernán Petryk por Alex Silva y Mauricio Affonso por el suspendido Lucas Cavallini en ataque; pero lo más importante: reforzó el medio. Salió Gastón Rodríguez y sumó un volante para ayudar a Guzmán Pereira en la contención. ¿Tomás Costa? ¿Ángel Rodríguez? No. Marcel Novick se metió en el once.

A pesar de haber jugado dos partidos en los últimos nueve meses y de salir de la recuperación de la rotura del tendón de Aquiles, el DT se la juega por el “Vikingo”.

No tiene rodaje, es cierto, pero en la balanza son muchas más las cosas positivas que facilitan su regreso. Es el subcapitán del equipo, es líder, contagia permanentemente con su entrega y lo más importante: es uno de los favoritos de los hinchas.

El pasado 12 de junio, a los 84 minutos, Marcel cayó desplomado sobre la raya de la América tras ir en busca de la pelota. Como pudo, se arrastró hacia afuera para que el partido pueda continuar rápidamente. Pidió el cambio y dejó a entrever que no era una lesión sencilla. El estadio coreó su nombre. Se incorporó con ayuda y así vivió el alargue que consagraría a Peñarol como campeón uruguayo.

Luego, lo esperaba una larga recuperación. No bajó los brazos. Con muletas, se presentó en Los Aromos y apoyó desde afuera en un semestre en el que Peñarol perdió figuras del peso de Diego Forlán, Luis Aguiar y Guillermo Rodríguez y no le fue nada bien desde lo deportivo.

Con la 50 en la espalda, regresó recién el 5 de febrero de este año ante El Tanque Sisley en el inicio del Apertura. Cuando su nombre sonó por los parlantes, se llevó la gran ovación. Peñarol goleó y él aguantó todo el partido, pero una semana más tarde, se repitió aquella imagen. Cerca del final, en Belvedere, fue a buscar una pelota contra la línea y terminó en el suelo. La lesión, claro está, mucho menor: un desgarro lo dejó sin tres partidos del torneo local y el debut por la Copa Libertadores.

Un mes después, y con dos partidos en nueve meses, vuelve Marcel.

SABER MÁS

Leonardo Ramos.

“Marcel está bien. Lo evaluaremos en la semana. Veremos qué necesitamos para ese partido”, dijo el DT tras el empate con Fénix. En el táctico del lunes dejó en claro que reforzará la mitad de la cancha para recibir al equipo argentino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)