HERNÁN NOVICK

"Marcel me pegaba muchas patadas cuando jugábamos"

Hernán es el menor de cuatro hermanos. Bernardo, el mayor, es economista y trabaja en Brasil, por eso no estuvo en el festejo familiar que tuvo lugar en la casa de la abuela el domingo por la noche.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Agustin Martínez

Pero habló por teléfono con el benjamín de la familia para felicitarlo. Luego viene Marcel, el primero de los Novick en llegar a Peñarol que esta vez le tocó verlo de afuera, pero disfrutó con el gol de su hermano. Después está Victoria, actriz de profesión, y por último el autor del gol clásico.

“Está bueno ser el más chico, aunque Marcel me pegaba muchas patadas cuando jugábamos al fútbol entre los dos en casa. Mis tíos siempre me dicen en broma que ya no me puede doler ninguna patada después de lo que me pegaba Marcel de chico”. Pero para equilibrar los golpes de Marcel, Hernán recibía los cuidados de su hermana Victoria.
Hizo la escuela y el liceo en la Scuola Italiana, pero no le gustaba estudiar. “No era buen alumno y además me portaba bastante mal”, confesó.

En la Scuola conoció a Jilli, una chica norteamericana que estaba en su clase y que terminó convirtiéndose en la madre de sus hijos.

Su familia estaba el domingo en el estadio y todos se emocionaron cuando anotó de tiro libre. Hasta la pequeña Dominique. El que se asustó fue Luca, quien con sus dos años de vida no podía entender lo que pasaba ni por qué la gente gritaba tanto.

Los Novick también fueron noticia hace una semana atrás cuando el padre de la familia, Edgardo, que era candidato a intendente de Montevideo, sorprendió con su excelente votación. En su primera candidatura, su lista fue la más votada en la capital, aunque el ganandor fue el frenteamplista Daniel Martínez. Hay quien piensa que si el clásico se hubiera jugado antes, Novick ganaba seguro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)