clásico

La marca en el orillo

Junior Arias y Rodrigo Aguirre cortados por la misma cuchilla.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peñarol2

Siento una gran alegría de verlos crecer y de confirmar el camino de Liverpool en captación, promoción y formación de jugadores”. Gonzalo Mattos, el gerente negriazul, lo dice con orgullo. Es que los héroes del clásico del miércoles, Junior Arias y Rodrigo Aguirre, se criaron en el club de la Cuchilla.

Junior jugaba en el club de baby fútbol La Lata de Piedras Blancas y cuando terminó esa etapa no fichó por ningún club. Fue a entrenar a Rentistas, pero después dejó y no hizo Séptima. Diego De Marco fue quien lo arrimó a Liverpool, lo ficharon y empezó a jugar en Sexta, donde enseguida comenzó a hacer goles.

Cuando llegó a la Cuchilla el debe del hoy delantero aurinegro era su físico, que debía ser desarrollado. Hacia allí apuntaron los negriazules y el delantero fue de menos a más. Le fue muy bien en Sub 16 y jugó una final en Quinta frente a Nacional.

Junior es un año mayor que Rodrigo, quien sin embargo fue ascendido para jugar esa final de Quinta con los tricolores y convirtió el gol de los negriazules.

Aguirre hizo el baby fútbol en el 3 de Abril de Paso de la Arena. Gonzalo Mattos lo vio en un partido de selecciones de Liga y lo invitó a practicar en Liverpool. El jovencito, que tenía solo 12 años en ese momento, le respondió que lo iba a pensar porque aunque siempre tuvo claro que quería ser futbolista jugaba para divertirse. Pero como tenía varios compañeros que ya iban a Liverpool porque les quedaba cerca del barrio Cadorna, donde se criaron, terminó aceptando.

En la primera práctica ya lo quisieron fichar, pero como todavía no había cumplido los 13 años no se pudo. Siguió yendo y el trato que le dieron en Liverpool siempre le gustó.

En esa Preséptima donde debutó lo dirigía Diego De Marco, quien años después, en 2011, lo hizo debutar en Primera División. Fue contra Bella Vista y ganó Liverpool 2 a 0 con dos goles de Emiliano Alfaro. Rodrigo tenía 16 años y unos nervios impresionantes.

Juntos con Möller. Los goleadores del clásico jugaron juntos en la Primera División de Liverpool de la mano de Raúl Möller en 2013.
“Rodrigo siempre fue precoz. En esa época ya estaba en la selección Sub 20 y tenía un físico muy bueno y una potencia que lo hacía difícil de marcar siendo tan jovencito”, recordó Möller.

“Traté de seguirlo cuando estuvo en Europa y me extrañaba que jugara poco. Cuando volvió siempre supe que una vez que se readaptara al fútbol uruguayo, lo que no siempre es fácil, iba a destacarse”, agregó el hoy entrenador de El Tanque.

“Junior jugaba en la Tercera, lo sumamos y se fue ganando un lugar”, contó Möller sobre el delantero carbonero. “Tenía potencia y una gran personalidad a pesar de sus pocos años. No era de achicarse ante ningún tipo de marca. Y se hacía respetar por compañeros y rivales”, añadió el DT.

Tras la partida de Möller, Arias perdió pie en Liverpool. Entonces el doctor lo pidió y se lo llevó a préstamo para El Tanque, donde no tardó en convertirse en el goleador del equipo.

“Ojalá les vaya cada vez mejor, porque tienen cualidades personales además de las futbolísticas”, finalizó Möller sobre ambos.

Un ejemplo es que Rodrigo siempre quiso triunfar para ayudar a Brenda, su mamá, quien crió a sus hijos sola y era la que lo llevaba a las prácticas. Cuando llegó la hora de irse al viejo continente, se la llevó junto a Bruno, su hermanito 14 años menor que él.​

Foto: Ariel Colmegna
Foto: Ariel Colmegna
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)