HACIENDO HISTORIA

Maradona: su olvidado primer día en el estadio Centenario

Una mañana de 1977 el entonces Dieguito deslumbró jugando por Argentinos ante la Selección juvenil uruguaya: apenas 3.000 espectadores fueron testigos.

Maradona
Maradona. En su primera vez en el estadio Centenario: Argentinos le ganó 6 a 0 a la selección juvenil celeste. 

Relatar pasado y presente de Diego Maradona es transitar por un camino recorrido mil veces. Personaje desmesurado, combina sus increíbles condiciones futbolísticas con sus peripecias fuera de la cancha, sin olvidar el protagonismo mediático que gozó (o más bien sufrió) desde muy joven. En esta historia parecería que no queda nada por contar, ningún episodio que haya desaparecido de la memoria.

Sin embargo, pocos recuerdan su primer partido en el Estadio Centenario. Se sabe que estuvo en el Juvenil de Plata del verano de 1979, en un torneo amistoso en Maldonado con Argentinos Juniors en 1980, con la selección argentina en la Copa de Oro en enero de 1981 e incluso ya veterano en la despedida del fútbol de Carlos Aguilera en el 2000. Pero apenas tres mil personas fueron testigos desde las tribunas del Centenario de aquella primera vez, una mañana de junio de 1977 (además de sus rivales uruguayos que lo padecieron).

La Selección juvenil celeste venía de ganar el Sudamericano de la categoría en Venezuela y se preparaba para disputar el primer Mundial desde fines de junio en Túnez. El equipo estaba a cargo del técnico Raúl Bentancor y el preparador físico Esteban Gesto, una dupla que planificaba todo al detalle.

Después de Venezuela el plantel se mantuvo activo y realizó amistosos ante clubes extranjeros, que traían por supuesto sus primeras divisiones. Así, el miércoles 8 de junio enfrentó a Nueva Chicago, de la “B” argentina, y le ganó 4 a 0.

El domingo 12 el rival fue Argentinos Juniors, club de primera, que alineó a todos sus titulares. Por supuesto, también a Maradona, entonces de 16 años pero ya la figura del equipo y notorio como el niño prodigio del fútbol argentino desde que animaba los entretiempos de los partidos de su club haciendo malabarismos con la pelota gracias a su fantástico dominio.

Había debutado en primera el 20 de octubre de 1976, todavía quinceañero, frente a Talleres de Córdoba. En febrero de 1977 fue citado a la selección mayor por el técnico César Menotti y tuvo algunos minutos cuando el equipo ya goleaba a Hungría en un amistoso en la Bombonera. Después defendió a su país en el mismo Sudamericano Juvenil de Venezuela, donde Argentina no hizo un buen papel y ni siquiera pasó a la ronda final. Frente a Uruguay empataron 0 a 0 y Dieguito fue bien marcado por los celestes.

Todos esos antecedentes no pesaron en la convocatoria: el encuentro de los juveniles uruguayos con Argentinos vendió apenas 2.721 entradas. Se jugó a las 10 de la mañana, pues ese domingo de tarde se enfrentarían Peñarol y River por la Liga Mayor. Pero el interés mayor de la afición estaba puesto en los amistosos de Uruguay ante Alemania e Inglaterra, realizados el miércoles anterior y el miércoles posterior respectivamente. Los seleccionados europeos venían de Buenos Aires, donde se enfrentaron con Argentina, ya en preparación para el Mundial 1978, y cruzaron el Plata pese a que Uruguay, lastimosamente, ya había quedado eliminado de la Copa del Mundo.

Los celestes salieron esa mañana con Fernando Álvez, José Luis Russo, Daniel Enríquez, José Moreira, Mario Saralegui, Eliseo Rivero, Alberto Bica, Víctor Diogo, Amaro Nadal, Ariel Krasouski y Venancio Ramos. En el entretiempo hubo cambios masivos: ingresaron Carlos Maynard, Hugo de León, Héctor Vique, Víctor Duque y Gerardo Caetano.

Por Argentinos jugaron inicialmente Munutti, Milano, Romano, Gette, Carrizo, el uruguayo Roux, López, Fren, Carlos Álvarez, Maradona y Di Donato.

Para resumir, Argentinos Juniors ganó 6 a 0, con un gol de Maradona y cinco de Álvarez (luego delantero con algún destaque en Boca), de los cuales tres fueron de penal. El de Diego fue una jugada rápida, que colocó al número 10 solo frente a Álvez; lo eludió y definió ante el arco vacío.

Los pocos que vieron el partido aseguran que resultó un baile, con el ritmo que marcó Maradona, a quien los celestes nunca pudieron encontrar.

La prensa fue muy dura con los uruguayos. “Aleccionante derrota: un oportuno llamado de atención”, tituló su comentario Marcelino Pérez en El País.

El técnico Bentancor no buscó excusas: “Se cayó en el peor defecto que puede tener un equipo: se subestimó al adversario”, dijo. “La goleada fue el castigo que recibió la falta de humildad”.

“No estuvieron ni cerca de la producción que desplegaron en cualquier partido del Sudamericano, pero esta vez tuvieron enfrente a un equipo de hombres experientes”, comentó Maradona al diario La Mañana luego del partido.

“En Venezuela Venancio Ramos me pareció el mejor, mostró una facilidad enorme para desplazarse y una habilidad con la pelota que desequilibraba. Hoy no lo ví así”, agregó.

A los pocos días, los celestes igualaron 1-1 contra la primera del Sport Clube de Pelotas. En Túnez, en cambio, hicieron una gran campaña: alcanzaron la semifinal y solo perdieron por penales ante la Unión Soviética con un árbitro claramente perjudicial. Casi todos los integrantes de aquel plantel tuvieron carreras importantes y defendieron al seleccionado mayor, incluso en mundiales. Maradona, por supuesto, también.

Historia
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)