FÚTBOL

"Manteca" Martínez: “Tabárez es mi padre futbolístico, está despegado”

"Habla clarito y siempre sabe lo que dice", dijo sobre el entrenador de la selección uruguaya.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Prensa U-ru-guayo.

Sergio Martínez fue el octavo entrevistado del segundo ciclo de “U-ru-guayo”, el programa de entrevistas que se emite por Directv. A continuación, compartimos las frases más destacadas de la nota:

- “Hoy los jugadores no tienen el hambre que teníamos nosotros”

- “Antes vivíamos con la pelota, no había como ahora celulares, Play Station. Ahora no tienen el hambre que nosotros teníamos en otras épocas. Ahora está todo muy rápido, hay jugadores que piensan en hacer plata antes de hacer carrera. Hacen tres goles y ya se van algunos; en realidad tienen que quedarse, jugar más partidos para foguearse. Se han ido jugadores que son figuras y después les cuesta jugar en Europa”.

“No me la creo, no fui nada del otro mundo”

- “No me la creo, no fui nada del otro mundo. Tuve la suerte de jugar en tres equipos grandes del Río de La Plata, hice buena campaña en Boca, me fue bien en Peñarol, Nacional. Quizás mi debe haya sido Europa, es una espina que tengo guardada pero bueno después tuve una lesión y me tuve que retirar a los 32 años. Tal vez esos dos o tres años de carrera que me quedaban podía haberlos jugado en Europa y no en Sudamérica”.

“Goleadores eran los de antes”

- “Goleadores eran los de antes, los que hacían 15 goles. Ahora le dicen goleadores a los que hacen 6 o 7 goles, lo digo en una buena, antes para que te dijeran goleador tenías que hacer de 12 goles para arriba… Lo mío era la intuición, la definición, ir siempre al rebote; ir al segundo palo a buscar el tiro cruzado. Hoy se los digo a algunos muchachos que recién empiezan; pocos jugadores van al rebote hoy”.

“Tabárez es mi padre futbolístico, está despegado”

- “Fueron muchos años con el maestro. Es mi padre futbolístico, con el maestro fui a unos Juegos Odesur en 1986, fui a un Sudamericano sub 19 en 1987, tenía 17 años y no existía como ahora el sub 15 y sub 17, es decir que daba dos años de ventaja. En 1988 empecé con la mayor, en 1989 fui a la Copa América de Goiania, en 1990 al Mundial y en 1992 me lleva a Boca. Fue muy importante para mí y en aquel momento ya era impresionante lo que trabajaba pero claro, como los jugadores y todos con el tiempo vas madurando. Yo hoy lo veo despegado, me encanta escucharlo hablar, antes no lo hacía porque de repente estaba en clubes o por ahí en la selección había muchos problemas. Hoy ayuda que con esta selección estamos todos para el mismo lado y entonces se expresa mucho más. Habla clarito y siempre sabe lo que dice”.

“Con De León era todo derechito”

- “Viste que a Hugo lo ves de afuera y es un tipo bravo, que se pelea con el periodismo, parece duro, malo. Hoy lo veo y es como si nos conociéramos de toda la vida, hablamos, jodemos. Pero el tipo tiene que hacer su trabajo, tiene que pararse frente a un plantel y marcar su idea. En su momento cuando yo llegue a Nacional que estaba que sí que no por el tema de mi identificación con Peñarol ellos me pusieron a punto. Hugo me llevaba de a poco, me ponía en el banco, me ponía 10 minutitos, 15 minutitos, me dejaba con ganas de jugar más, la gente también quedaba ahí... pero las cosas salieron muy bien. Es un muy buen técnico, con idea clara y muy derechito, sin jodas, con él todo derechito”.

“Maradona iba a entrenar 2 veces por semana”

- “Bilardo el primer día fue clarito y nos dijo: acá el único que tiene vía libre es Maradona, es el único que puede hacer lo que quiera, el resto son todos iguales. Y mirá que estaba Caniggia, y tuvo que bancar. Diego iba a entrenar como mucho 3 veces a la semana, casi siempre 2 y sus entrenamientos eran más light. Teníamos que cuidarlo para que llegara bien. Bilardo lo respetaba mucho, Maradona lo sacó campeón del Mundo! A mí me llamaba ‘uruguayo’, era bien conmigo”.

“Suárez no me sorprende, tiene mucho hambre de gol”

- “No me sorprende a lo que ha llegado Suárez; el hambre que tiene lo hace distinto. Si sos delantero y no tenes hambre no llegas a ningún lado. Si te descansas no llegas a ningún lado; cuando Luis llegó al Barcelona creí que se le iba a complicar porque él estaba acostumbrado a pelearla solo, a jugar arriba y acá iba a tener que jugar en espacios reducidos y más como pieza de equipo. Sin embargo se adaptó rapidísimo y además le llegó al dueño del cuadro (Messi) lo cual te garantiza tener gran parte del recorrido hecho. Creo que está entre los tres mejores 9 del mundo”.

“Jugar en Europa es la espina de mi carrera”

- “Llegamos en enero, el Deportivo La Coruña había echado al técnico que era brasilero y agarró un coordinador y bueno armó un equipo bien defensivo que jugaba con un solo punta y los demás todos volantes. Entré en algunos partidos, no me fue bien y me costó muchísimo estar bien físicamente y eso me fue relegando. En ese momento solo podían jugar tres extranjeros y se podía tener seis en el equipo. La verdad es que es la espina me quedó, no pude jugar. Yo quería jugar un campeonato y ver si estaba a la altura, demostrar que podía, pero nunca pude”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º