CLÁSICO

Con sus manos mágicas, Kevin Dawson hizo una atajada milagrosa

Un cabezazo de Sebastián Fernández parecía que iba hacia la red, hasta que apareció el arquero aurinegro

Kevin Dawson evitó el gol de Sebastián Fernández
Kevin Dawson evitó el gol de Sebastián Fernández. Foto: Nicolás Pereyra.

El plus estuvo. Apareció en los momentos de desesperación de Nacional. Fue con esfuerzo titánico de Kevin Dawson. Con un papel otra vez de salvador, con unas manos mágicas que sacaron el mejor truco de todos.

Fue inmenso. Valió tanto como un gol. Sí, lo fue, porque la atajada de Dawson conservó la diferencia a favor de Peñarol. Nada menos que ante Sebastián Fernández y después de un doble cabezazo en el área.

A veces el malabarista o el artista es el que arma la jugada ganadora. El que desequilibra con el quiebre de la cintura o con el pase que provoca sorpresa. Esta vez, cuando un pelotón de jugadores se metió adentro del área, de uno y otro equipo, el mago fue el arquero.

Y el truco mágico fue fabuloso. La pelota que había enviado hacia el segundo palo el cabezazo de Mathías Laborda y lo encontró en una soledad sorprendente a Sebastián Fernández, no prosperó como la la imagen inicial entregó a todos los testigos.

La sensación fue rotunda. Era fácil sospechar en décimas de segundo que ese cabezazo final iba a provocar un 3-3. Para todos, menos para Dawson.

Su reacción de piernas y el vuelo hacia el caño derecho del arco terminaron siendo tan ganadores como la mano extendida para interceptar una pelota que iba directo hacia la red.

Dawson contó con algo de fortuna, porque el balón terminó pegando en el caño y salió hacia afuera.

Esa fue la gran intervención del guardameta, que antes había sacado un cabezazo de Gonzalo Bergessio por arriba del travesaño (se dio en el primer tiempo) y rechazado un fuerte disparo de Gonzalo Castro (en el segundo tiempo).

Sin haber sido exigido a fondo a lo largo del partido, el papel de Dawson en esa acción fue fundamental.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados