Torneo Apertura

De la mano de Luis y de "Maravilla"

Danubio ganó los últimos cuatro partidos con González como DT y Grosmüller fue la figura de ayer.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gol. Agustín Peña y Gonzalo Barreto festejan el tanto de Grosmüller con Conde en el piso.

Luis González tomó las riendas de Danubio en un momento delicado tras la partida del profesor Jorge Castelli. Los primeros tres partidos no fueron fáciles para el exentrenador de Nacional porque apenas cosechó un punto de nueve en tres presentaciones; es que empató con Racing y cayó sucesivamente contra Peñarol, en Jardines, y ante River Plate.

De ahí más, González logró enderezar el rumbo del equipo e hilvanó cuatro triunfos consecutivos con un dato que no es menor: no le anotaron goles, reflejando una gran fortaleza de los franjeados. En la fecha 10, Danubio venció a Rentistas 2-0, luego goleó a Liverpool 4-0, derrotó a Villa Teresa 1-0 y ayer a Nacional 2-0.

Precisamente, ante los albos, Danubio contó con una figura excluyente: la de Carlos Grosmüller. El número "20" tuvo una destacada actuación anotando un gol, metiendo buenas asistencias e, incluso, realizando algún lujito que hizo levantar a toda la parcialidad local. Se pareció a la "maravilla" de los mejores tiempos, disfrutando de jugar.

"Nacional es un equipo que juega muy bien al fútbol pero que te deja espacios. Creo que aprovechamos eso para tener la pelota y generar velocidad por afuera que es lo que nos pidió Luis", dijo Grosmüller.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)