CHAMPIONS LEAGUE

Manda el capitán

Diego Godín se impuso en un duelo caliente a Luis Suárez, que junto a Barcelona abdicó su reinado europeo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Suarez Godín

Cuando se ponen La Celeste, Luis Suárez y Diego Godín son capaces de plantarse espalda con espalda y bancar lo que se les venga, como en general hacen todos los futbolistas cuando llegan a la selección uruguaya. Muy distinta es la cosa cuando el “Faraón” viste de colchonero y el “Pistolero” de culé. Allí no hay amistad que valga.

Atlético de Madrid dio el campanazo, venció 2-0 (3-2 en el global) a Barcelona y lo eliminó. El campeon vigente de la Liga de Campeones se fue en cuartos de final, pero para los uruguayos, Godín (y José María Giménez, aunque no estuvo a la orden por lesión) sacó a Suárez, que en el feudo colchonero (estadio Vicente Calderón) no pudo repetir lo hecho hace una semana en el Camp Nou, cuando fue decisivo al convertir los goles de la victoria azulgrana por 2-1.

El duelo entre los uruguayos volvió a sacar chispas. En el primer tiempo llegó el primer roce, con una entrada de Suárez sobre Godín, que fue leve pero que el capitán del Atlético y la selección uruguaya intentó vender como algo más fuerte, revolcándose sin que el árbitro comprara. Sin embargo, el segundo tiempo depararía un encuentro mucho menos amistoso.

Al minuto 23 del complemento ambos saltaron en el área del Atlético a buscar un centro y Godín se llevó un codazo de Suárez. Fue en el ojo derecho, que inmediatamente le quedó inflamado. El “Pistolero” le pidió disculpas enseguida (claramente se vio que fue sin intención), pero el árbitro le mostró la amarilla. Pero como el fútbol siempre da recompensas, al final el que río último y mejor fue Godín, quien celebró la clasificación de su equipo a semifinales, en la que también están Bayern Munich, Real Madrid y Manchester City. De estos cuatro equipos saldrá el nuevo campeón.

¿Cómo jugó Suárez? Fue el mejor delantero de Barcelona, que tuvo apagados a Messi y Neymar. El rendimiento del tridente ha comenzado a preocupar en Catalunya, pues en los últimos cinco partidos apenas ha conseguido tres tantos: dos del “Pistolero” y uno del brasileño. Messi atraviesa una de sus sequías goleadoras más prolongadas desde que es el líder futbolístico del equipo.

Y este bajón del tridente lo siente el equipo, que ganó solo 4 de los últimos 14 puntos que disputó y da la sensación de que se desmorona de a poco. Perdió la clara ventaja que llevaba en la Liga, en la cual está tres unidades por encima de Atlético de Madrid y cuatro de Real, a lo que se suma la frustración en la Champions.

Para peor, hay un dejo de injusticia sufrida en el equipo de Luis Enrique, pues en el minuto 90 -con el partido 2-0 gracias al doblete de Antoine Griezmann- una clara mano en el área de Gabi que el árbitro pitó afuera. El penal no sancionado pudo haberle dado a Barcelona al menos la chance de anotar el 1-2 y así forzar un alargue, pero todo terminó con un tiro libre sin consecuencias.

Atlético de Madrid -liderado en el campo por Godín y desde las bandas por un “Cholo” Simeone que metió al equipo en semifinales de Liga de Campones por segunda vez en tres años a costas de Barcelona- volverá a pelear por el título continental con el aliciente de que la última vez que dejó a los culés afuera, llegó a la final contra Real Madrid.

Vea el 1-0 de Griezmann

Si no puede ver el video haga click aquí

Vea el 2-0 de Griezmann

Si no puede ver el video haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)