EL ANÁLISIS

El mal endémico de la AUF

La AUF nunca tiene plata. Al menos eso es lo que recuerdo desde siempre. No se me viene a la mente en estos momentos un período de bonanza financiera en la calle Guayabo, al menos desde la década de 1970 hasta acá.

Ahora bien, usted debe haber leído el título de la nota y el comienzo y pensará: "Uh, este me va a hablar de las dificultades económicas que ya todos conocemos". No, se equivoca. Le voy a hablar de otro mal endémico y enquistado en la AUF: la desidia.

Este asunto de las cámaras y el software del reconocimiento facial es, si se quiere, un acto lógico proveniente de la AUF. Y cuando digo la AUF no me refiero a su Comité Ejecutivo, en este caso encabezado por Wilmar Valdez, sino del sistema del fútbol uruguayo.

¿Por qué siempre se espera hasta que faltan 24 horas para pagar las deudas, si hubo dos meses para cancelarlas y hasta último momento se duda de que un equipo puede jugar? Por la misma razón que no se pusieron las cámaras durante los últimos dos años. Porque siempre se espera que venga alguien, como "Paco" Casal o la FIFA, y ponga la plata. Así de simple.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)