SELECCIÓN

El maestro Tabárez ya tiene su doble cinco

La gira por China confirmó que en el eje central Matías Vecino y Rodrigo Bentancur recuperan y organizan el juego.

Fotos: Reuters
Fotos: Reuters

Alguna vez alguien dijo que el doble cinco fue lo que terminó de matar al enganche clásico. Y algo de razón le asiste, porque aquel talentoso número diez que se encargaba de distribuir el juego comenzó a extinguirse como consecuencia de las evoluciones tácticas. La modernidad impuso volantes de largo recorrido, más preocupados por cubrir espacios que por fabricarlos. Por suerte para el fútbol en algunos lados se animaron a darle más libertad a uno de esos mediocampistas y los más audaces hasta pensaron primero en sus características técnicas más que en las físicas para formar esa sociedad.

El Uruguay que irá al Mundial de Rusia perfectamente se puede colocar entre esos últimos. Al menos, lo expuesto en la gira por China lo que permitió ver es que en esa función de doble cinco la Celeste está muy bien protegida. Fundamentalmente porque Matías Vecino y Rodrigo Bentancur demostraron que ambos tienen mucha llegada y enorme cantidad de aciertos en las asistencias. O sea, sin el rótulo del viejo y entrañable enganche, perfectamente cumplen con el papel que se le concedía al hombre que lucía el 10 en su espalda.

Gravitante y de peso es que ahí en el lugar del campo donde se construye y destruye, donde comienzan a tomarse las decisiones para adueñarse de un partido, la selección de Óscar Tabárez tenga dos mediocampistas que recuperan la pelota, asisten y organizan el juego de ofensiva.

A lo que hay que ir, entonces, es que el marco es absolutamente favorable. Que se puede tener la confianza absoluta, sin presumir ni excederse, que el entrenador encontró la fórmula perfecta para darle al combinado uruguayo algo más que un juego guerrero y batallador.

Las virtudes de ambos futbolistas quedaron bien marcadas en el Guangxi Sports Center de Nanning. Los extremos defensores de la escuela más conservadora, que ponen por encima de todo la prioridad al raspar y correr, seguramente pusieron sus ojos en estos dos amistosos ante República Checa y Gales esperando encontrar deficiencias en las transiciones defensivas o en la cantidad de cierre o quites que Vecino y Bentancur pudiesen realizar.

BANCO

También hay buenos suplentes.

Un Mundial suele traer complicaciones: acumulación de amarillas, expulsiones, lesiones. Los técnicos suelen armar sus planteles con jugadores que cumplan más de una función y esta vez en el mediocampo es donde mejor parado está Uruguay. Lucas Torreira perfectamente puede jugar en la franja central de la cancha, igual que Nahitan Nández si se lo necesita en ese sector y hasta el propio Cristian Rodríguez podría dar una mano. A Rusia se llegará con buen potencial.

Es real que quizás sea mayor el potencial que pueda entregar, en ese rubro un jugador de las características de Lucas Torreira -que tampoco anda nada mal con la pelota en los pies-, pero el volante del Inter y el de la Juventus borraron de plano cualquier duda. Ellos entrelazaron las funciones con una absoluta contundencia: firmes y fuertes para cortar el avance rival, técnicos y talentosos para tirar paredes o meter pases largos.

La prueba fue seria y también relevante la señal que entregó Tabárez con los minutos de permanencia que les permitió tener de manera conjunta dentro de la cancha. No es para nada difícil dejar seducirse por dos jugadores que, por si fuera poco, tienen una estatura importante, con lo cual se le agrega mucho físico a la Celeste en las dos áreas.

Claro que antes que eso está la regularidad en el juego. La seguridad que otorgan cuando trasladan la pelota, la tranquilidad que transmiten al equipo con su manejo. Todos tiene claro que darles el balón incrementará sustancialmente las posibilidades de hilvanar una jugada limpia para que los dos hombres de arriba tengan un mayor número de oportunidades de quedar en condición de romper el arco de enfrente.

La confianza se la ganaron por jugar con la cabeza levantada, amagar, girar y pasar. Y volver a desmarcarse para ofrecerse como opción de pase.

No quedan dudas. Vistas las cartas, y sin ignorar el potencial enorme que tiene la Celeste en el plantel, la China Cup confirmó que el 15 de junio en el debut ante Egipto en el Ekaterimburgo Arena el doble cinco ya está fijo. Ahí van a estar Bentancur y Vecino.

Rodrigo Bentancur
Rodrigo Bentancur en el Bolivia-Uruguay. Foto: AFP

Debut celeste en Eliminatorias: En septiembre de 2017 fue convocado para la doble fecha de las Eliminatorias ante Venezuela y Bolivia. Debutó con la Celeste el 5 de octubre ante la Vinotinto y como visitantes. Ingresó en el equipo a los 64 minutos por Cristian Rodriguez.

La selección sub 20 lo catapultó: En el Torneo Sudamericano Sub 20 de Ecuador 2017 Rodrigo Bentancur se exhibió como uno de los conductores futbolísticos que le permitió a Uruguay obtener un título que le era esquivo desde el año 1981. Allí demostró todo su talento.

De Boca Juniors a la Juventus: En Boca Juniors fue uno de los jugadores preferidos de Guillermo Barros Schelotto y fue transferidos a la Juventus por 9,5 millones de euros. El mediocampista uruguayo firmó contrato con la “Vecchia Signora” hasta el año 2022.

Entre los diez mejores jóvenes: En la Serie A, pese a que ahora ha perdido competencia dado que dejó de ser titular, fue incluido entre los 10 mejores futbolistas jóvenes de la Liga. Junto a jugadores como el arquero Gianluigi Donnarumma, Amadou Diwara y Patrick Cutrone.

La evolución en la "Vecchia Signora": “Me puse a laburar como loco, para mejorar. El club me ayudó, me pusieron a punto para rendir al máximo. Lo sentí en los primeros entrenamientos. Me costaba mucho la velocidad, la fuerza, el arranque, usar el cuerpo, los cambios de ritmo”.

Matías Vecino
Matias Vecino

Un gran debut en un partido difícil: El 25 de marzo de 2016 disputó su primer partido con la Selección. Jugó los 90 minutos, con buena actuación, en el empate 2 a 2 frente a Brasil en Pernambuco por las Eliminatorias Sudamericanas para Rusia 2018.

La evolución del monto de la ficha: Inter terminó pagando 24 millones de euros por el pase de Matías Vecino. Según la el portal Transfermarkt -que analiza la evolución de los mercados- en 4 años pasó de 2,3 millones a ese monto actual.

Italia no logró seducirlo: Cuando Antonio Conte estaba al frente de la selección italiana de fútbol, se manejó de manera insistente la posibilidad de que fuera convocado para defender a la selección Azurra. Siempre dejó en claro que quería jugar por Uruguay.

Estadísticas muy importantes: En la actual Serie A de Italia vecino acumula buenas estadísticas individuales. Acierta un 58% de los pases que realiza y roba de promedio 6,78 pelotas por partido. Disputó 25 partidos y sumó 2.054 minutos de juego. Además, en la temporada convirtió dos goles.

Tiene contrato hasta 2021: En el Inter, el equipo que al final logró adquirir su ficha a la Fiorentina pese al interés que también habían mostrado otros equipos y de otras ligas, firmó un contrato hasta el año 2021. En ese plazo, Matías Vecino percibirá tres millones de euros por temporada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º