MUNDIAL 2018

Maestro de la Celeste de por vida: tiene todo a su favor para llegar a Qatar 2022

Si eso ocurre, Tabárez se convertirá en el tercer entrenador con mayor tiempo al frente de una selección. La AUF no analiza modificar lo que está caminando bien.

Óscar Tabárez todavía no tiene definido si dará a conocer los 35
Foto: Archivo El País

Nadie lo afirma, pero las sensaciones están instaladas. Se escucha en los pasillos de la AUF, se palpita en el Complejo Celeste. Está ahí, sonando bajito, sin una dedicación específica al tema, pero sabiendo que no hay otro nombre que haga incluir en el análisis una modificación estructural en algo que está caminando bien.

Óscar Tabárez, su equipo técnico y el modelo de trabajo que posibilitó una transformación absoluta en el proceso de las selecciones uruguaya están bien perfilados para mantenerse vigentes.

La verdad es que hasta ahora el tema no fue abordado en profundidad, pero sí fue comentado superficialmente hasta en muchos de los viajes que la Celeste ha tenido en los últimos tiempos.

Dentro de la órbita del Consejo Ejecutivo de la AUF ni siquiera asoma el nombre de algún candidato. Es más, la mayoría considera que no hay nada mejor que confiar en el criterio de Tabárez. ¿Qué significa esto? Que si el futuro político, después del Mundial, no origina ningún intercambio de autoridades, el único que podrá evitar que el próximo período de cuatro años, que terminará con la cita de Qatar 2022, esté bajo su supervisión será el propio entrenador.

Dicho así, todo indica que el camino está totalmente libre para edificar un proceso más grande. Inédito. De récord. Hasta insólito para el fútbol uruguayo. Emparentado con el modelo vanguardista de una de las grandes potencias del fútbol: Alemania.

Y obvio que genera sorpresa que en Uruguay, quizás por hechos circunstanciales o por simples resultados deportivos, se trabaje de la misma manera que una nación en la que sostener a los entrenadores por largos períodos ha formado parte de su existencia. No en vano en 92 años la selección germana apenas tuvo 10 conductores.

Eso hace, entre otras cosas, que Tabárez tenga como adversario, en una lucha por entrar en el Top 3 de los técnicos con mayor cantidad de años, al frente de un combinado, a Joachim Löw.

Pero le gana. Aunque sea por unos simples meses, Tabárez está mejor posicionado que Löw para llegar a convertirse en el segundo técnico de toda la historia del fútbol mundial con más años en una selección. El maestro empezó el 8 de marzo de 2006 y el alemán lo hizo el 12 de julio de ese mismo año, después que Jürgen Klinsmann dejara su puesto.

Seguramente será inalcanzable el registro más imponente que hay en esta materia, en propiedad de Guillermo Stábile que estuvo al frente del combinado de Argentina durante 21 años (1939-1960), pero es imposible ignorar que en el mundo actual es realmente llamativo que alguien tenga la capacidad y convoque tanto respeto y admiración como para sobreponerse incluso a los vaivenes políticos o a algún tropezón deportivo.

Ahora bien, qué marca con mayor firmeza el hecho de que nada ocurra al frente de la selección uruguaya, que Tabárez está tan entusiasmado con su trabajo como si fuera el primer día.

A nadie escapa, en el seno de la AUF, que el maestro está enchufadísimo con el trabajo que está liderando para que el fútbol infantil tenga el respaldo que permita lograr una formación integran de los chicos de 13 a 14 años. Tabárez quiere preparar a los jóvenes para objetivos deportivos o personales y sabe que también de esa manera colaborará con el proceso de preparación de las selecciones juveniles porque ampliará el potencial mercado de elección.

Pero no es eso solo donde el actual conductor de la selección uruguaya está poniendo el foco. Incluso entregando una mirada que ayude a proyectar a las selecciones hacia el futuro.

Hoy todo el cuerpo técnico de la Celeste suele realizar evaluaciones de las mejoras que hay que llevar a cabo en el Complejo Celeste y hasta se plantean transformaciones que incluyen hasta una superación en el propio edificio de concentración.

Esto es bien claro, el estímulo para seguir trabajando está. Jamás se ha perdido, ni siquiera en los momentos que pudieron afectar más al entrenador por las dificultades que se le originaron para movilizarse.

Y hay otro hecho que no es para nada menor: los futbolistas sienten un profundo respeto y un particular afecto por el hombre con el que han logrado logros deportivos con la Celeste y registros individuales que serán difíciles de superar.

Eso tendrá un gran peso a la hora de tener que tomar una decisión. Como también será clave el hecho de que en agosto tendrá que decidirse qué se hace, porque un mes más tarde vendrán los partidos de las fechas FIFA. Y no sería nada inteligente empezar a tirar manotazos al aire cuando se viene trabajando con ciclos de cuatro años.

El desafío de llegar a 16 años como DT.

El 8 de marzo de 2006, cuando asumió por segunda vez en su carrera el desafío de orientar a la selección celeste lo hizo con la ilusión enorme de transformar todo el fútbol uruguayo. Quizás no se proyectó para durar tanto tiempo, pero la realidad es la que le tocó vivir y por eso ya acumuló 179 partidos como conductor de la Celeste, orientará al combinado en su cuarta Copa del Mundo y en Rusia 2018 puede lograr registros personales muy importantes. Por ejemplo, quedar en el Top 5 de los técnicos con mayor cantidad de partidos mundialistas. Hoy tiene 15 y llegando a cuartos de final superará a Guus Hiddink. Además, el gran reto será el de permanecer en el cargo hasta Qatar 2022. Con eso tendrá un ciclo de 16 años en la selección y solamente podrían superarlo dos técnicos: además de Guillermo Stábile (21 años), Mohammad Anwar Elahee, quien dirigió a Mauricio por 18 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)