FÚTBOL

“Antes de morir, mi madre me pidió que no pateara más penales”

Asamoah Gyan, quien falló el famoso penal en el duelo entre Uruguay y Ghana, habló como nunca de aquella jugada que le cambió la vida por completo.

Muslera en el penal ante Gyan. Foto: Archivo El País.
fFoto: archivo El País.

Fue uno de los momentos más apasionantes de la historia de los mundiales e involucró a Uruguay. Aquel partido por los cuartos de final de la Copa del Mundo en Sudáfrica, frente a Ghana, tuvo dos protagonistas vitales: Luis Suárez y Asamoah Gyan.

La historia del salteño ya es más que conocida, pero la del delantero africano cambió por completo tras aquel penal fallado que estrelló en el horizontal y que lo llevó a dudar sobre continuar su carrera en el fútbol y que contó en “El Enganche”, un podcast español, las consecuencias que le trajo aquel error.

“En el primer partido ante Serbia marqué de penal y en el segundo, ante Australia, también. Por eso no dudé contra Uruguay, tenía mucha experiencia en los penales”, aseveró Gyan.

“Yo no suelo patear alto, pero cuando lo erré quedé en shock y no sabía qué hacer. Yo solo pensaba en que quería seguir jugando y tener revancha, pero el video del penal lo vi mil veces y es uno de los momentos más difíciles de mi vida”, agregó.

De todas maneras, con la intención de “que vean que soy de anotar un penal en cualquier momento y lugar”, tomó la responsabilidad de ejecutar el primero en la tanda de penales: “Pocos minutos después lancé en la tanda y anoté. Si hubiera errado ese, mi carrera habría terminado en ese momento porque el penal anterior estaba en mi cabeza y mi corazón”.
“Recuerdo que ese partido lo jugamos bien. Éramos los únicos africanos que estábamos ahí y al fallar ese penal pensé que les fallé a todos los africanos. En la calle, incluso la gente que no sabe de fútbol me señala como ‘el que falló el penal’”.

La vida de Gyan no solo cambió en lo deportivo, también le afectó en lo familiar y prueba de ello es que “antes de morir, mi madre me pidió que no pateara más penales con Ghana. Después de aquel en el Mundial pateé uno más y también lo fallé por la Copa África. Ahí le prometí que no iba a patear más y por eso tengo que cumplir mi promesa para que descanse en paz”.
“Mi carrera cambió desde el penal. Me preguntaba si alguien pensaba en mí y en lo que me pasaba. No hay penales fáciles, incluso si eres especialista. Muchos futbolistas fallaron en momentos clave y me hizo muy fuerte”, manifestó Gyan.

“Fue de lo peor de mi vida, pero el penal fallado me hizo muy famoso, de una manera diferente, pero lo conseguí. Gracias a ese penal conocí a Mandela que incluso sabía mi nombre”, sentenció.

“Aquel penal es de los momentos más difíciles de mi vida y no podré olvidarlo hasta que Ghana pase a una semifinal. Hubiera querido ser parte de esa generación, pero hay que intentarlo en otro Mundial y tal vez tenga que ser mi hijo quien me rescate de todo esto”, finalizó el delantero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º