FÚTBOL URUGUAYO

Mabel Leyes: una pionera del fútbol femenino

Fue árbitra en 1997 y hoy es eslabón clave dentro de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Mabel Leyes es la representante de en el Congreso de la AUF. Foto: Fernando Ponzetto.
Mabel Leyes es la representante de en el Congreso de la AUF. Foto: Fernando Ponzetto.

Mabel Leyes es sin lugar a dudas una de las personas más identificadas del fútbol femenino. Formó parte de los cuadros arbitrales en su comienzo y actualmente es una de las integrantes de la Mesa Ejecutiva y representante del fútbol femenino y amateur en el Congreso de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

“El fútbol femenino se inició en Uruguay en agosto de 1996. João Havelange fue un adelantado, ya que lo impuso en los cinco continentes, realizándose el primer mundial en 1991 en China”, recuerda.

Su caso es muy particular porque en 1997 realizó el primer curso de árbitros en Uruguay, donde se inscribieron 39 aspirantes y solamente seis se recibieron.

Ese mismo año y a pocas horas de un clásico decisivo por el Campeonato Uruguayo, le avisaron que sería una de las asistentes en un preliminar que serviría para visualizar por primera vez ante más de 50 mil personas el fútbol local de mujeres.

“No tenía ni ropa. Recuerdo que sobre las 22 horas fui a la casa de mi novio, que era árbitro, para que me pudiera facilitar indumentaria para poder presentarme al otro día en el Centenario”, dice.

Dentro del arbitraje dirigió durante 13 años ininterrumpidos y posteriormente comenzó a trabajar a nivel dirigencial dentro de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

En el 2003 presentó un proyecto de más de 200 páginas, el cual fue recibido por el Cnel. Matías Vázquez, en ese momento Presidente del Colegio de Árbitros, y por Gustavo Galessio como presidente de la Asociación Uruguaya de Árbitros de Fútbol.

En el mismo se solicitaba la igualdad entre hombres y mujeres y fue el puntapié inicial para la designación de las primeras dos árbitras oficiales para todas las competencias de la AUF.

Dentro de toda esa lucha, Mabel recuerda con gran emoción una fecha que quedará registrada como histórica. “El 6 de septiembre del 2004 fuimos el primer país en el mundo en obtener el subsidio por maternidad para nuestras árbitras. Fue una reivindicación justa, ya que si había una lesión de cualquier índole se pagaba el subsidio y no podía ser que si una de las chicas quedara embarazada prácticamente quedaba por un año sin ninguna remuneración”.

En la actualidad el fútbol femenino sigue avanzando; muestra de ello fue el Mundial Sub 17 realizado en Uruguay y los clásicos a nivel local con una cobertura ejemplar de varios medios periodísticos. Pero también la conjunción de AUF y OFI, que llegaría en diciembre y permitiría la disputa del primer cuadrangular entre Peñarol, Nacional, Litoral de Paysandú y Nacional de Florida.

Pese a todos estos avances que se han obtenido, el tema de infraestructura es el que más lento se ha movido en base a los pocos recursos que tienen las instituciones. Es muy factible que puedan llegar los conocidos fondos forward provenientes de la FIFA para que a través de los mismos se puedan acondicionar algunos escenarios y descomprimir la actividad que es muy variada fecha a fecha.

El trabajo día a día desde hace tantos años va mostrando sus frutos. “Las directivas de FIFA son claras en cuanto a que todos los clubes profesionales tienen que tener aunque sea una categoría de femenino. Hoy están registrados 27 clubes, 59 planteles y 1.475 deportistas, pero además el año que viene conformaremos una tercera categoría”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)