BARCELONA CAMP

Luzmila habla en la cancha

La joven del Tacurú fue becada para formar parte del Barcelona Camp.

Foto: Pablo Cupese
Plantel. Luzmila (tercera de arriba de derecha a izquierda) junto a sus compañeras que no hacían más que felicitarla.

La timidez que la caracteriza afuera del campo de juego la pierde al instante en el que pone un pie dentro del campo de juego.

Luzmila Olivera tiene 12 años y tendrá la posibilidad de participar del Barcelona Camp luego de ser becada. Esta chica, que practica fútbol desde los seis años, se ha destacado en su club jugando tanto con varones como con mujeres.

Es que Luzmila se desempeña en distintas categorías, pero siempre defendiendo los colores del Tacurú. Para ser precisos no solo juega con hombres en la categoría 2005, por su edad, sino que también compite con las categorías sub 16 e incluso la sub 18 del Tacurú, pero en esos casos sí en la rama de fútbol femenino donde demuestra sus condiciones.

Esto es prueba más que suficiente de que Luzmila tiene bien ganado su lugar en este Barcelona Camp y que sin duda puede tener un futuro muy bueno dentro de los campos de fútbol.

En su categoría se desempeña como delantera y juega de “9”. Eso y sus condiciones son le han permitido ser una de las goleadoras del equipo donde juega con y contra varones.

Luzmila tiene claro que quiere que su futuro sea dentro de una cancha de fútbol y también entiende que esta oportunidad puede ser muy buena para aprender y para soñar que algún día, como lo hacen muchos chicos y chicas alrededor del mundo, pueda vestir la camiseta blaugrana del Barcelona.

Foto: Pablo Cupese
Luzmila junto a sus padres Fernando y Ana María y uno de sus hermanos, Sebastian.

Gran parte de este sueño también se debe a una parte que es vital para cada uno de los chicos que sueñan con algún día estar pateando una pelota a nivel mundial: la familia.

Y en el caso de Luzmila esta parte está más que cubierta. Sus padres, Fernando y Ana María, son un gran apoyo para ella en cada momento que la contienen, la orientan o simplemente la acompañan. Ellos nunca faltan, están todos los partidos alentando a Luzmila, quien sin duda los retribuye con goles y con alegrías, mientras ellos desde fuera la observan completamente orgullosos.

Atrás no se quedan sus hermanos. Lucas, Martina y Sebastián, a pesar de que son pequeños, tampoco abandonan a su hermana cada vez que tiene un partido. Queda claro que alguno de ellos también tomará el camino del fútbol cuando se los ve detrás de la pelota o vestidos con camisetas de fútbol.

“La vedad que es un orgullo por el esfuerzo que nosotros hacemos para traerla y creo que es una gran posibilidad para que ella aprenda un poco más”, afirmá su padre Fernando minutos después de haberle confirmado que Luzmila iba a participar del Barcelona Camp.

Ana María, su madre, se notaba visiblemente emocionada y opinó: “Estoy feliz, muy feliz. Espero que lo disfrute porque ella se lo merece. La amo”.

Lo que le espera durante esa semana de entrenamientos será una incógnita tanto para ella como para sus padres, aunque Fernando confía en ella y manifestó: “Sinceramente no sé con qué se podrá encontrar, pero yo le tengo mucha fe de que va a hacer las cosas muy bien”.

Mientras recibía la noticia de su participación en esta gran experiencia, sus compañeras no hacían otra cosa que aplaudir y una por una la saludaron comprendiendo que esta sería una gran oportunidad para ella.

Así como es “una felicidad bárbara y un orgullo” para su padre Fernando, seguramente se transformará en un antes y un después en la carrera futbolística de Luzmila, que tendrá la posibilidad de hacer lo mismo que hace todos los fines de semana con la pelota pero al estilo Barcelona, como si eso fuera poco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)