HISTORIAS

Luka Modric: de pastor de cabras a mejor jugador del mundo

Al igual que como muchos jugadores, el croata tuvo una infancia muy complicada. Vio con sus propios ojos la muerte de su abuelo en la guerra y en un hotel le descubrieron sus dotes futbolísticos.

Luka Modric de niño
Luka Modric de niño

Son muchas las ocasiones en las que el fútbol le salva la vida a los jugadores y la historia de Luka Modric es una de ellas. El nuevo mejor jugador del mundo, según la FIFA, tuvo una infancia muy dura viviendo en una aldea junto a su familia donde desde muy pequeño se transformó en pastor de cabras.

Durante la Copa del Mundo se filtró un video del jugador croata en el que lo puede apreciar caminando entre una gran cantidad de cabras cerca de su hogar. El mismo fue filmado por un cineasta que en 1990 realizaba un documental sobre lobos.

Lo que nunca se iba a imaginar Pavle Balenovic era que el niño que aparecía en ese video se iba a transformar en el gran jugador que es en la actual, en el capitán de Croacia y mejor jugador del mundo en 2018.

El video transcurre en la montaña Velebit, la cordillera más grande de Croacia, y allí se pudo ver al pequeño Modric entre las rocas pastando cabras. En las imágenes también apareció su padre Stipe Modric, quien se ocupaba de las actividades rurales junto a su hijo.

Lo más trágico para el volante croata fue lo que sucedió poco tiempo después donde tuvo que afrontar la muerte de su abuelo en carne propia cuando estalló la guerra de Croacia. La misma comenzó en 1991 y se extendió durante cuatro años, fue allí donde tuvo que sobrellevar esta situación que lo marcó.

"Luka vio con sus propios ojos cómo mataban a su abuelo. No tuvieron otra opción que huir a Zadar para no ser asesinados a través de los bosques y las montañas", contó el director deportivo del NK Zadar Josip Bajlo, club en el que poco tiempo después iba a jugar Luka.

Fue en la propia ciudad de Zadar donde Modric comenzó a vivir en un hotel junto a su familia y fue allí, donde tuvo la gran oportunidad. Los empleados del mismo veían que el pequeño Luka tenía grandes condiciones y por eso hablaron directamente con el club de la ciudad.

Svetko Custic, presidente del club, le tomó una prueba y en ese preciso momento se dio cuenta que Luka podía triunfar con una pelota en sus pies y lo terminó haciendo. Del Zadar pasó al Zrinjski, de allí recaló en el Inter-Zaprešić hasta que llegó al Dinamo Zagreb donde su carrera iba a ir en ascenso.

En 2008 llegó el llamado del Tottenham de Inglaterra y una gran oportunidad de pasar a un fútbol mucho más competitivo. Cuatro años allí le valieron la consideración del Real Madrid, club que lo contrató en 2012, que todavía lo tiene en sus filas y que todavía lo disfruta a quien hoy es el mejor jugador del mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º