EL ANÁLISIS

Luis, no te apures en convencerlo

El llanto desconsolado de Lionel Messi una vez concretada la séptima derrota de Argentina en finales —en este caso por la Copa América Centenario— era un duro golpe al fútbol. No había jugado su mejor partido; ni siquiera había disputado su mejor torneo, pero se había puesto el equipo al hombro en busca de lograr su primer título con la albiceleste mayor.

DANIEL ROSA

Su posterior anuncio de que no volverá a defender a su selección fue una bomba. Sin embargo, su marcha y seguramente la de varios de sus compañeros fue tomado en cierta forma con alivio en Uruguay, próximo rival de Argentina en las Eliminatorias Sudamericanas.

Seguramente los amigos más cercanos de Messi intentarán hacerlo cambiar de opinión. El mejor jugador del mundo no puede escaparse de su selección por no poder ser campeón. Además, no es un fracaso personal, sino colectivo. Él no es el culpable de que Argentina no logre títulos desde 1993.

El único consejo para Luis Suárez, uno de los mejores amigos de Messi, es que no se esfuerce mucho en convencerlo. Por lo menos hasta después del 1° de septiembre, día del partido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)