BARCELONA

Luis Suárez, protagonista casi excluyente del primer capítulo de Matchday

La serie documental de Netflix sobre la campaña 2018-19 del conjunto culé comienza con la tarde histórica del "Pistolero" al ser el héroe en el clásico.

Luis Suárez ante Real Madrid por la Copa del Rey. Foto: EFE
Luis Suárez ante Varane, quien le cometió el penal del 2-1. Foto: EFE

Cuando el 5 de agosto de 2010 en Barcelona nació Delfina, Luis Suárez lo celebró con un gol frente al NAC Breda jugando todavía por el Ajax en Holanda. El tanto llegó el 16 de octubre, en el primer partido que disputó el "Pistolero" luego del nacimiento de su primera hija.

Años más tarde, el 26 de septiembre de 2013 en Liverpool (Inglaterra), vino al mundo Benjamín. Dos hijos para "Lucho" y Sofía Balbi y su regalo a la familia fueron dos goles en su primer juego luego del nacimiento del varón. Fueron el 29 de septiembre en la victoria 3-1 sobre Sunderland. Luis puso el segundo y el tercero.

Es 28 de octubre de 2018 y España (¿y el mundo?) se paran, porque juegan Barcelona y Real Madrid en el Camp Nou. La familia se amplía con la llegada de Lautaro. Suárez es el número 9 azulgrana y se prepara para cargar con todo el peso del ataque porque su gran amigo, socio, compañero, estrella del equipo y mejor futbolista del mundo, Lionel Messi, está lesionado. En el partido previo ante Sevilla sufrió una lesión en el brazo derecho que lo dejó fuera de servicio.

Es, además, el primer partido del "Pistolero" luego del nacimiento del tercer hijo. Sofía acaba de volver a casa con el bebé, pero Suárez va al Camp Nou con Delfina y Benjamín para ver el juego junto a Messi. ¿Le hará tres goles al Real Madrid para celebrar el nacimiento de su tercer hijo? Es la gran esperanza de todos los culés y el temor de los madridistas.

En torno a este partido gira el primer capítulo de Matchday (Día de partido en inglés) y cuenta cómo transcurre esa jornada, con la historia de Suárez en la que cuenta cómo llegó a Europa siguiendo a Sofía, cómo se coló en el Camp Nou por primera vez cuando tenía 16 años, lo que sufrió en Brasil cuando lo echaron del Mundial por morder a Giorgio Chiellini y lo agradecido que está a Barcelona por haberlo contratado pese a estar suspendido y así cumplir su sueño de vestir la camiseta azulgrana, ese que tuvo desde pequeño.

No son muchas las cosas que cuenta que sean novedad para los uruguayos, pero sí muestra su faceta más humana cuando, en plena entrevista, se emociona al punto de humedecérsele los ojos al hablar de su rol de padre. Dice que quiere disfrutar de sus hijos pero sobre todo compartir con ellos tiempo, porque él no tuvo una figura paterna de niño y es lo que no quiere que le ocurra a Delfina, Benjamín y Lautaro.

Como coprotagonista de este primer capítulo aparece Gerard Piqué, que el día de este partido no tenía cerca a su esposa Shakira ni a sus hijos Milan y Sasha, quienes estaban de gira por los conciertos de la colombiana y se encontraban en Buenos Aires.

También se cuenta la historia de un exbombero que perdió la visión y sufrió la deformación de su rostro al sufrir una explosión de gas cuando había concurrido a sofocar un incendio. Pero el gran protagonista es Suárez.

¿La razón? Fue el héroe del clásico (¡alerta de spoiler!), el que Barcelona ganó por 5-1 y Luis cumplió con su costumbre: hizo tres goles, uno por cada uno de sus hijos. Fueron el segundo, el tercero y el cuarto, con gran importancia del segundo porque si bien fue de penal fue por una falta que le cometieron a él.

Barcelona sería el campeón de la liga y Luis el segundo máximo goleador con 21 tantos (los mismos que Karim Benzema), pero 15 menos que su amigo Messi.

Pero esa fue la tarde que Suárez acalló todas las voces críticas que, como siempre, suelen perseguirlo. Ya no hubo más cuestionamientos, porque demostró su liderazgo en la cancha y poder goleador letal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados