ENTREVISTA

Luis Suárez: "Mi meta es llegar al Mundial de Catar y estoy convencido de que lo haré"

El delantero de la Celeste y del Barcelona se siente con fuerza para seguir obteniendo logros, resaltó la relación que han tenido con Cavani y no cerró las puertas para el regreso a Uruguay.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Luis Suárez
recién se bajaba del avión que lo trasladó a Budapest para unirse a la Selección uruguaya de fútbol que afrontará dos partidos internacionales y ya recibió la primera llamada, es que la ansiedad del periodista crecía con el paso de los minutos. Atendió, como lo había prometido, pero explicó que lo mejor era aguardar un poco más. “Dejame llegar al hotel, me acomodo bien y hablamos”. Cumplió lo prometido. Y lo hizo para dejar en claro que se tiene una fe enorme para vivir otro Mundial con la Celeste, que no descarta volver a Uruguay y también para resaltar que el momento que se sintió más querido por la afición uruguaya fue el día de los cuatro goles a Chile.

Este “Pistolero” infernal que nunca detuvo su cuenta goleadora todavía siente la fuerza interior que le permite seguir soñando con lograr títulos, con anotar más goles, porque el momento de colgar los botines ni siquiera asoma en el horizonte: “Mientras me sienta fuerte física y mentalmente me van a tener siempre a tope”.

—¿Cómo estás de la lesión del sóleo?
—Bien, por suerte muy bien. Lo que debo aclarar es que parece que hay mucha gente que sabe de medicina o son médicos, porque me diagnosticaron algo que ningún integrante del cuerpo médico del club lo dijo. La prensa diagnosticó que tenía la misma lesión que la vez pasada y nada que ver. Se me sobrecargó en un costado por el piso duro, no tenía nada que ver a lo anterior. Resulta que como era en el sóleo la asociaron y le erraron.

—También dijeron que debiste jugar infiltrado ante el Celta de Vigo.
—Le erraron feo también. En ningún momento se me pasó por la cabeza jugar infiltrado y el servicio médico del Barcelona no procede así, porque en todo momento priorizan que el jugador esté debidamente recuperado para que juegue o esté a la orden.

—O sea, ¿siempre tuviste en claro que la recuperación iba a demandar poco tiempo?
—Desde un principio, desde que me dieron el diagnostico, que la zona afectada era muy pequeñita, que no era nada grave, que la evolución la iban a marcar las horas siguientes y de que no iba a haber riesgo ninguno de jugar el sábado estuve tranquilo y con confianza. Sí había que tener cierta precaución porque era una sobrecarga y por eso jugué poco tiempo.

"El servicio médico del Barcelona prioriza que el jugador esté debidamente recuperado" 

Luis Suárez entrenando con el FC Barcelona
Luis SuárezDelantero de Uruguay

—¿En algún momento pensaste que te podía sacar de la convocatoria de la Selección?
—Las precauciones siempre tienen que estar por este tipo de lesiones, pero tenía claro que no era como se hablaba y sabía que tenía muchas posibilidades de estar porque no era nada grave.

La lesión de Luis Suárez ante Levante. Foto: Reuters
El día de la última lesión jugando por el FC Barcelona ante el Levante. Foto: Reuters
el compromiso

"He dejado en claro que la Selección es una prioridad absoluta y a veces molesta que alguno lo cuestione"

—En los últimos tiempos las lesiones te han alejado de la Selección. ¿Te genera inquietud, te provoca algún malestar?
—A medida que voy creciendo tengo claro que tengo que ser más cuidadoso y consciente de cuidar el cuerpo. A veces tanta actividad, más los viajes, generan inconvenientes, especialmente cuando el tiempo va pasando, y eso quizás haya generado que a algún partido amistoso no haya asistido por la situación que se podía generar, como fue el caso de la rodilla. Todo se va a hablando entre la sanidad del club y de la Selección porque lo importante es cuidar el físico del jugador. Eso sí, en los momentos esenciales aparece el mayor esfuerzo, como me tocó en la Copa América que llegué al límite con la lesión de menisco. Fue una cirugía pero hice todo lo que estuvo a mi alcance para estar en la Selección, como también ocurrió en el pasado con la rodilla. He dejado en claro que la Selección es una prioridad absoluta y a veces me molesta que alguno lo cuestione porque falté a algún amistoso por problemas físicos. Tengo que ser profesional.

—No te resulta bastante curioso que haya alguna persona que te cuestione la fidelidad a la Celeste, sobre todo porque las voces que han sido más críticas estuvieron del otro lado del mundo porque te operaste del menisco antes de la final de la Copa del Rey y pudiste jugar la Copa América.
—La realidad es que soy profesional y me debo 150% al Barcelona, que es el club que estoy todo el año, y 150% a la Selección que es mi país. Con los dos voy a actuar de la misma manera. Ya lo expliqué, la operación de antes de la final de Copa fue porque una resonancia detectó la rotura de menisco. No había forma de eludir la cirugía, salvo que alguno encuentre una fórmula especial. Me pregunto, ¿algún periodista podría escribir con la mano fisurada o fracturada? Es imposible. Obvio que me molesta que se digan esas cosas porque la gente compra lo que se dice. Y no les importa nada, ponen en duda hasta la valoración que hace el cuerpo médico del Barcelona. Porque ellos lo que analizan es lo que se precisa por lo que tocó en ese momento, no observan si Luis se va a perder la Copa América o no va a jugar tantos partidos, resuelven por su enfoque médico. Y cuando no he ido a la Selección es porque hubo un informe médico que recomendó que eso sucediera así.

"Trato de no prestar mucha atención a la crítica, pero cuando llega busco tomarla para cargar energías, para fortalecerme"

Luis Suárez con Ernesto Valverde en el inicio del entrenamiento del Barcelona
Luis SuárezDelantero de Uruguay

—¿Te saca de foco del juego la crítica que te llega desde Madrid? ¿Te afecta que digan que estás más gordo, más viejo, que ya no corrés o que aumenten la lista de candidatos para suplirte?
—No, para nada. Casi toda mi carrera he convivido con ello. Y con los elogios también. A veces, como decimos nosotros, los elogios empachan, mientras que la crítica te tiene que fortalecer. Trato de no prestar mucha atención, pero cuando llega tomarlo para cargar energías, para fortalecerme. Hay que saber manejarse con lo que se diga desde Madrid, Barcelona, Valencia o la ciudad que sea. Y que el club esté buscando o quiera traer otro número 9 no es nada extraño, es la realidad del fútbol. Ya lo dije hace tiempo, va a llegar un tiempo en que mi edad no me va permitir estar a la altura de lo que precisa el Barcelona para competir, pero mientras pueda, mientras tenga la fuerza que me traigan competencia es mucho mejor. Será mejor para mí porque me exigirá, será mejor para el club porque se alimentará la competencia y será mejor para el futuro porque podrán ir preparando a un futbolista con la ayuda de todos los grandes jugadores que tiene el Barcelona.

—¿Te alimenta la crítica para ser más implacable?
—La exigencia del Barcelona es inmensa. Acá cada tres días tenés que estar rindiendo un examen, no hay descanso, porque no te perdonan ni siquiera un partido malo. No es fácil venir a jugar a un club como el Barcelona, adaptarse y ganarte tu lugar. Hay que valorar que yo llevo cinco años en el club conviviendo con la misma presión y siempre intentando responder de la misma manera.

los registros

"Es un privilegio estar entre los cuatro goleadores históricos del Barcelona"

—¿Le prestás atención a los registros?
—Cuando estás lejos de las marcas es difícil mirar eso, pero cuando te vas acercando y hay alguien que te avisa que te falta poco para conseguir un registro le prestás atención. Igual, la motivación es casi diaria, porque en cada cotejo vos querés ganar, querés el objetivo colectivo. La marca personal se va sumando, quizás al comienzo como una anécdota más, pero después se disfruta.
—¿Hay algún récord que te haya dado mayor satisfacción? ¿Y alguno pendiente?
—Hoy en día tengo que estar orgulloso porque es un privilegio estar entre los cuatro goleadores históricos del Barcelona. Por el club han pasado enormes jugadores, leyendas de la institución y alcanzar el cuarto puesto teniendo nada más que por arriba a Leo (Messi), César (Rodríguez) y (Ladislao) Kubala es motivo de orgullo. Estoy muy feliz de encontrarme en este lugar en el club que tanto soñé defender.

—El Suárez obsesivo de llevarse la victoria, de sumar goles, de querer ganar hasta el fútbol informal de la Celeste, ¿no mira de reojo ese cartelito que dice que falta poco para los 500 goles?
—Sé que estoy muy cerca, porque ya me lo hicieron saber. Eso sería algo increíble. Cuando hice mi primer gol en Nacional jamás soñé que podía alcanzar un número tan importante.

el espíritu

"Mientras me sienta fuerte física y mentalmente me van a tener siempre a tope"

Luis Suárez llegó a los 100 partidos con la selección este jueves. Foto: Nicolás Pereyra
Homenaje cuando llegó a los 100 partidos con la Celeste.
Ver video.

—Y actualmente, ¿hay alguna pequeña sospecha de cuándo puede llegar a su fin la carrera del goleador?
—Creo que va en la ambición que tenga cada uno. Yo sigo sintiéndome fuerte, con ganas de seguir haciendo goles, de ayudar a mi equipo a ganar títulos, de ayudar a la Selección a alcanzar logros. Cuando me dé cuenta que no puedo dar el máximo, que ya no soy el mismo, daré un paso al costado. Mientras me sienta fuerte física y mentalmente me van a tener siempre a tope.

—¿Qué es la Selección?
—Es vivir un sueño todos los días. Y no importa si tocó alguna mala, porque he pasado momentos espectaculares y algunos momentos de tristeza, de amargura, como lo que me tocó vivir en 2014, como lo que pasó en la última Copa América. Pero la Selección es lo máximo y siempre te emociona, como hace ocho años el día los cuatro goles contra Chile.
—¿Ese fue el mejor momento? ¿O quizás el más emotivo que viviste con la selección?
—Fue uno de los momentos en los que me sentí más querido, porque además de los cuatro goles me quedó grabado la respuesta de la gente cuando salí de la cancha. Pero es imposible que no diga que el más emotivo de todos fue el del partido contra Inglaterra en el Mundial por toda la situación que venía viviendo, por lo que vivíamos con Walter Ferreira, contra Inglaterra. Y la final de la Copa América.

Luis Suárez. Foto: Gerardo Pérez
Luis Suárez ensayando una definición acrobática con la Celeste. Foto: Gerardo Pérez

—¿Llegás al Mundial de Catar 2022?
—Espero que sí, en realidad estoy convencido que sí. Mi meta está en llegar, pero siempre y cuando me sienta capacitado para ayudar a la Selección y no ser un estorbo o un compromiso. Las ganas van a estar siempre, pero lo que verdaderamente importa es que tenga el nivel para hacerlo. Hoy creo que puedo llegar sin problemas, quizás con un nivel para pelear el puesto.
—¿Tendrías problemas de ir a la Celeste sin tener la titularidad asegurada?
—Por supuesto que no. Cada jugador va asumiendo su rol y una de las cosas que se ha dejado en claro en este proceso de la Selección es que cada futbolista fue adaptándose a lo que tocaba. Nadie puso reparos al crecimiento y a la ilusión de los jóvenes. Todo lo contrario, se apoya, se fomenta, se empuja. Hoy puedo estar tranquilo de que hay delanteros para asumir la responsabilidad de ser el 9 de la Selección porque Maxi (Gómez) y Jonathan (Rodríguez) están en un grandísimo momento y Darwin (Núñez) viene creciendo muy bien.

"Hemos sido muy compañeros con Edi y nos hemos alegrado porque el otro hizo un gol"

Luis Suárez y Edinson Cavani en el Uruguay vs. Chile - Copa América 2019
Luis SuárezDelantero de Uruguay
Edinson Cavani y Luis Suárez en el Uruguay vs. Chile de la Copa América 2019
Los dos máximos artilleros de la Celeste juntos: Cavani y Suárez. Foto: EFE

—¿Qué hizo que supieran compartir el goleo sin celos dos números nueves de renombre mundial, como son vos y Edinson Cavani?
—El compromiso de buscar lo mejor para la Selección y no pensar en el lucimiento individual. Es cierto que es difícil encontrar delanteros números nueve puros que se puedan llevar bien, convivir también en una Selección, pero eso es la mejor demostración del compañerismo que hay en Uruguay. Acá no hubo celos, ninguno se creyó mejor que el otro. En mi caso lo aprendí mucho del “Loco” (Sebastián Abreu) y Diego (Forlán). Ser nueve y goleador te lleva a ser egoísta adentro del área, pero hemos sido muy compañeros con Edi y nos hemos alegrado porque el otro hizo un gol. Eso me lo enseñaron, es lo que aprendí y es lo que me gusta transmitirle a los jóvenes.

—Nicolás Lodeiro, recientemente, mandó un mensaje interesante y en la vecina orilla los de San Lorenzo también se frotan las manos. En el futuro: ¿la MLS o San Lorenzo?
—(Risas). Obviamente que el jugador de fútbol piensa siempre en el presente y yo tengo un vínculo con el Barcelona, pero no se sabe qué puede pasar cuando termine. Lo que viene seguramente no será una decisión sencilla, más bien es muy complicada, porque hay que estar muy seguro. Dar un paso certero. En algún momento dije que San Lorenzo era un club que me gustaba cuando era chico, dije que miraba al "Beto" Acosta y a Bernardo Romeo que eran sus números 9, y también es cierto que con el “Nico” he hablado de la MLS porque le dije que me gustaba el país y también la Liga, pero hoy no puedo decir nada. Es más, en un futuro quizás pueda volver a Uruguay, porque nunca descarté esa posibilidad. Lo que hecho hasta ahora es hablar con cuidado, no generando ninguna expectativa porque esa es una decisión que tendremos que tomar en un momento determinado, observando las circunstancias que se presenten, analizándolo a nivel familiar porque hay que ver qué piensan los hijos.

—Justamente, Lionel Messi dijo hace muy poco en una entrevista que va a ser difícil convencer a sus hijos de volver a Rosario. ¿A los tuyos hay que convencerlos?
—Mi situación es diferente, porque a “Delfi” le gusta ir a Uruguay, quiere vivir en Uruguay. Aunque es claro que cuando va a Uruguay es de vacaciones y hoy no sabe lo que es vivir en el país o lo que sería dejar de ver a sus amigos. Lo mismo para “Benja” que hoy tiene sus amigos, su colegio y hasta su vida futbolera en Barcelona. Lauti es el más chiquito y no se da cuenta. Lo que te reitero es que es complicado, pero será una decisión que tomaremos con Sofía.

fidelidad

"Soy Luis Suárez porque Nacional fue mi segunda casa, me dio de comer, me protegió, me proyectó".

Foto: Archivo El País
Luis Suárez defendiendo a Nacional. Foto: Archivo El País

—Para ser más precisos, ¿hay gente en Uruguay que puede mantener viva una ilusión?
—(Risas). Siempre lo digo y lo seguiré diciendo, soy un agradecido a Nacional y así lo estaré toda mi vida. Soy Luis Suárez porque Nacional fue mi segunda casa, me dio de comer, me protegió, me proyectó. Hoy no puedo asegurar ni descartar ninguna posibilidad porque en el fútbol nunca se sabe.

—Ya que estamos hablando de tu vínculo con Nacional, ¿quién gana el clásico?
—Nacional volvió a recuperarse, Peñarol viene en racha y salió de un momento complicado, quizás podremos ver un lindo clásico, muy parejo, con los dos remontando. Quizás hasta haya muchos goles. Como hincha de Nacional espero que gane el bolso, pero también que gane el fútbol, que sea un clásico sin violencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)