ESPAÑA

Luis Enrique, el hombre que quiere seguir los pasos de Guardiola

El asturiano aspira lograr el triplete (Liga, Copa del Rey y Champions) como DT de Barcelona.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: EFE.

Barcelona ha recuperado esta temporada su mentalidad de hierro gracias a Luis Enrique Martínez, el técnico asturiano nombrado hace un año que ha sabido transmitir su exigencia y su fuerte carácter a un grupo de estrellas hasta hacerlo campeón de la Liga española .

Las firmes convicciones y el verbo directo de Luis Enrique Martínez García (45 años), no obstante, hicieron saltar chispas durante la temporada, sobre todo con su estrella Lionel Messi, con quien supuestamente se enfrentó a mitad de campaña.

El técnico, ídolo del Camp Nou en su etapa como jugador, ha mantenido la competitividad de un equipo que se decía acabado, después de haber cerrado la pasada temporada sin títulos, y aún aspira al triplete, ya que está clasificado para las finales de la Liga de Campeones y de la Copa del Rey.

De lograr los tres títulos, Luis Enrique seguiría los pasos de su excompañero Josep Guardiola, el emblemático técnico catalán (2008-2012) que logró el triplete en la primera temporada en el banquillo azulgrana, preludio de los mayores éxitos de la historia del club.

Precisamente, "Lucho" sustituyó a Pep como entrenador del equipo filial, cuando Guardiola fue nombrado máximo responsable del primer equipo y esa fue la primera experiencia en un banquillo para el asturiano.

Bajo sus órdenes, el Barça B ascendió a la Segunda División y se ganó apoyos para hacerse cargo un día del primer equipo.

Héroe del Barça, odiado en Madrid.

Contrariamente a Guardiola, puro producto de la 'Masia' (el centro de formación del club), Luis Enrique es un converso a la causa azulgrana.
Pasó de ser jugador del Real Madrid (1991-1996) a renegar de su pasado blanco y convertirse en un héroe para la afición barcelonista (1996-2004).

Como jugador había destacado por su polivalencia, ya fuese como delantero o centrocampista, y dio muestras de su fuerte carácter, lo que le valió el rechazo de la afición madridista.

En sus 62 partidos con España, Luis Enrique conoció el éxito (como el título olímpico en Barcelona-92), pero también innumerables decepciones, como por ejemplo la eliminación contra Italia en cuartos de final del Mundial-1994, en la que la imagen del ahora técnico sangrando por la nariz tras recibir un codazo de Mauro Tassotti pasó a simbolizar el infortunio que entonces caracterizaba a la Roja.

Este bagaje como jugador y su carácter determinado han forjado al Luis Enrique entrenador, que sigue exhibiendo un físico envidiable gracias a la práctica del triatlón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)