Carlos Sánchez

Un lugar en la historia

En el mundo del fútbol hay jugadores que nunca obtienen la recompensa merecida tras años de esfuerzo en un ambiente cada día más competitivo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Carlos Sánchez realizó uno de los goles de la final de la Libertadores, ante Tigres. 

Pocos triunfan desde promesas y hay otros a los que la gloria les llega ya en la madurez, tras años luchando no siempre en el centro de los focos que dan brillo al espectáculo.

Ese sería el caso de Carlos Sánchez, referencia del último campeón de América, River Plate.

Muy lejos queda ya su debut en el profesionalismo surgiendo desde las inferiores de Liverpool.

Fue en un amistoso entre los negriazules y Godoy Cruz el que le hizo dar el salto al fútbol argentino, ya que su actuación en el mismo hizo que su rival le incorporara a sus filas.

El salto a River no fue precisamente lo que uno espera cuando aterriza en un grande: llegó al "Millonario" tras su dramático descenso a la B y como refuerzo para abordar la obligada misión del ascenso.

No fue un camino de rosas con Ramón Díaz y terminó cedido en el Puebla mexicano tras el regreso a la máxima categoría.

Podía haberse desesperado pero la confianza que le dio Marcelo Gallardo al regreso de su préstamo catapultó su rendimiento y su relevancia en el esquema franjeado, un club que vive ahora un renacimiento tras el doloroso paso por el infierno.

En él, el "Pato" se ha convertido en la referencia del mediocampo por su incansable despliegue defensivo, pero sobre todo ofensivo, donde no es extraño verle alcanzar posiciones de gol con éxito. A sus 30 años, Carlos Sánchez se ha metido a la hinchada "millonaria" en el bolsillo al convertirse en su mayor goleador en finales internacionales.

Con su tanto de penal ante el Gamba Osaka superó a Marcelo Salas y alcanzó los cuatro tantos que así acreditan.

Si bien es cierto que la final frente al campeón japonés otorga un premio menor (Copa Saruga Bank), en Argentina lo consideraron como una medalla más y una prolongación de sus días felices.

Pero es que resulta que Sánchez también apareció en las más duras, con su tanto en la final de la Copa Libertadores ante Tigres y su doblete en la final de la Recopa Sudamericana ante San Lorenzo.

Destacó en los torneos y lo culminó en las finales. También en la Sudamericana, que le abrió las puertas de la Celeste.

La gloria nunca llega tarde y hoy Carlos Sánchez puede dar fe de ello al meterse en la historia de River Plate.

LOS ÉXITOS

Superando a un histórico.

Marcelo Salas hizo tres goles entre las finales de Supercopa 1997 y Sudamericana 2003, pero Sánchez superó al chileno.

Con los once mejores.

Carlos Sánchez se metió en la oncena ideal de América 2014 de la Encuesta de El País, siendo el único uruguayo que entró en dicha edición.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)