El análisis

Lugano, el futuro y los interrogantes

Aunque no haya sido su intención, la inteligente y oportuna decisión de Forlán de retirarse de la selección, colocó a Lugano —su compañero de aventura en los grandes sueños cumplidos—, en un lugar incómodo. No porque el capitán deba seguir los pasos de Diego, si no está decidido a hacerlo, pero sí porque en cierta forma los refundadores de la selección cumplieron un ciclo.

En ese contexto, y a nueve meses de su último partido oficial, Lugano sigue sin equipo. Físicamente tiene condiciones que todos sus entrenadores destacan, pero camino a los 35 años carga con el peso de la inactividad. Entonces, después de todo lo que consiguió, ¿cómo vuelve a reiniciar su carrera? ¿Cómo se reinserta? Dijo en diciembre a Ovación que lo haría en una liga menor, pero aclaró que en Uruguay no jugaría en Nacional ni en Peñarol, y que en Brasil sólo en San Pablo. Si no consigue el nivel futbolístico que tenía, ¿cómo lo tomará? ¿Cuánto puede repercutir la falta de competencia? Seguro que la pasión por el fútbol lo impulsa a continuar, pero después de ser el símbolo espiritual de una época, ¿cuánto tiene para ganar y cuánto para perder?

Lugano está por estos días en el lugar más difícil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)