fútbol

Lugano, el dirigente

El ex capitán celeste contó sobre su nueva función en Sao Paulo y dijo que el fútbol uruguayo "es una vergüenza"

Foto: Sao Paulo
A Lugano le cuesta acostumbrarse a no jugar más. Foto: Sao Paulo

Diego Lugano fue nombrado superintendente de relaciones institucionales de Sao Paulo hace menos de un mes. En entrevista con el diario Folha el ex capitán de la selección uruguaya admitió que su carrera fue mucho más lejos de lo que el hubiera pensado cuando dejó su Canelones natal en 1998. Y admitió que aún no ha tomado conciencia que ya no es jugador de fútbol.

“Es difícil no sentirse jugador, más en mi caso, que dejé hace solo un mes. Extraño el vestuario, las conversaciones con los compañeros, pero es una transición normal”, reconoció Lugano.

“Asumí este cargo, que es una oportunidad increíble para mí y un gran reconocimiento hacia mi persona. Voy a seguir haciendo lo que hacía en la cancha, como capitán, pero ahora afuera del campo. Empiezo de cero y tengo que aprender muchas cosas. Y tengo que tener mucha paciencia, lo que no se si podré tener. Lo estoy descubriendo”, explicó el ex zaguero. “Quiero estar en el día a día con los jugadores, sobre todo con los jóvenes. El club necesita volver a crecer, pero sin perder su esencia”, añadió y contó como es su nueva función.

“Hay días en que no vengo a los entrenamientos. Soy un director institucional y no es tan específico de fútbol. Aunque es imposible apartarme totalmente del vestuario, porque mi imagen con los jugadores aún es muy fresca y confían en mí. Todavía soy consultado sobre fútbol y participo de algunas cosas, pero no es mi función principal”.

Lugano también compartió con Folha su visión sobre el fútbol uruguayo. “Una cosa es la selección, que desde que comenzó el proceso de Tabárez ha vuelto a ser competitiva y ha recuperado su mística. Vamos a llegar a Rusia con posibilidades de hacer una buena campaña. Pero el fútbol uruguayo es un desastre, una vergüenza, está todo mal. Contratos mal hechos, entrega de poder, poca democracia. Los jugadores se van antes de tiempo. Y los que se quedan no tienen una infraestructura adecuada. No tienen fisioterapia ni una tecnología adecuada. ¡Es lamentable!”, finalizó.

jugadores

La amenaza y el sistema

“Hoy los jugadores están con otra mentalidad, están más participativos. Y los de la selección, que tienen más fuerza, los apoyan contra el sistema”.

“En Uruguay hasta fui amenazado públicamente de muerte por opinar contra el sistema y por entrometerme”, contó el exzaguero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)