nacional

Es otro "hasta luego"

Sebastián Abreu cerró su quinto ciclo en Nacional; volverá al club en otra función.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sebastián abreu

Se va un ídolo. No se va cualquier jugador. Se va un nombre pesado en la historia de Nacional, así como en la del fútbol uruguayo. Sebastián Abreu no seguirá en el club y buscará disfrutar la recta final de su carrera en otro lugar. El minuano cerró una era conformada por cinco ciclos y donde acumula un promedio de más de medio gol por partido (49 gritos en 85 partidos), dos títulos (Uruguayos 2001 y 2005) y una estadística envidiable ante el rival de todas las horas: ocho clásicos, ocho goles, cuatro triunfos, dos empates (uno de ellos fue victoria en definición por penales) y tan solo dos derrotas

Como en sus anteriores despedidas, este también es un "hasta luego". El popular "Loco" tiene claro que su vida seguirá ligada al fútbol, en principio desde la dirección técnica, y uno de sus grandes objetivos será estar al frente del equipo de sus amores.

Su carrera deportiva lo ha identificado con muchas camisetas, ciudades y culturas. Es ídolo absoluto en Botafogo y se ha sabido ganar el cariño de otras instituciones, pero su vida en Nacional tiene varios condimentos que la hacen especial. Se transformó en uno de los líderes de una de las generaciones más ganadoras y se acostumbró a festejar goles, campeonatos y a ser protagonista directo de jornadas épicas en la vida de los "Bolsos".

Este último ciclo del minuano en el club duró apenas seis meses. El "13" fue el segundo capitán del equipo y disputó siete partidos (213 minutos) en el torneo local marcando tres goles. Incluso, terminó siendo el de mejor promedio del plantel con un tanto cada 71 minutos. Además, jugó otros dos encuentros por la Sudamericana (180 minutos). El doblete que convirtió ante Liverpool en Belvedere, en la última fecha del Torneo Apertura, fueron los últimos goles que los hinchas de Nacional gritarán del "Loco" con esta camiseta.

A sus 39 años, Sebastián Abreu llevará sus goles hacia otra parte. Por estas horas, mientras descansa con su esposa y sus cuatro hijos en el este del país, analiza ofertas del exterior. Para los primeros días de 2016, se espera que esté todo más claro. Todavía se siente jugador y quiere seguir vibrando desde adentro de la cancha aunque más de uno ya le ve condiciones desde hace un tiempo para tomar las riendas con el buzo de entrenador. Lo cierto es que en Nacional, al menos desde este lado, se terminó una era. El ídolo, otra vez, dice "hasta luego".

1) 2001: cumplió el sueño de toda su vida.

Hincha confeso del club desde su niñez, Abreu recaló por primera vez a los tricolores en 2001. Luego de cinco temporadas en el exterior, llegó cedido a préstamo. Jugó 18 partidos, marcó 17 goles (dos en clásicos y dos más en las finales) y se metió en el corazón de los “Bolsos”.

Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

2) 2003: en medio de una polémica, vino y calló a todos con sus goles.

Volvió para jugar el Apertura en medio de la polémica por saber si estaba habilitado, ya que llegó con el torneo iniciado. Nacional fue campeón con ocho goles de él en siete partidos. Se despidió en el clásico. El tricolor ganó 3-1 con doblete del minuano y allí, cerró su segundo ciclo en el club.

Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

3) 2004/2005: otro título más y cuatro remontadas clásicas.

Fue su etapa más larga en el club. Entre campeonato y Libertadores, jugó 37 partidos y anotó 18 goles. Disputó cuatro clásicos y marcó cuatro tantos, terminando invicto en esta materia donde Nacional se acostumbró a ganar de atrás. Fue subcampeón en 2004 y campeón en 2005.

Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

4) 2013: Una etapa que culminó con varias sensaciones encontradas.

Retornó entre bombos y platillos. El 13 de enero, en un hecho prácticamente inédito, 4.500 hinchas se reunieron en el Parque Central para recibirlo. Venía de una lesión, jugó 14 partidos, marcó tres goles, Arruaberrena le dijo que no lo iba a tener en cuenta para el siguiente torneo y se fue a préstamo a Central.

Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

5) 2015: Aportó liderazgo y goles, pero volvió a armar el “Bolso”.

Luego de una temporada y media a préstamo en Central y un semestre en Aucas, retornó a Nacional con Gustavo Munúa como DT, quien lo eligió como segundo capitán del equipo. Entre el Apertura y la Sudamericana, jugó nueve partidos y marcó tres goles.

Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)