PARO EN EL FÚTBOL

La verdadera lucha: el derecho de imagen, el caballito de batalla de los futbolistas

Claves para entender el conflicto: qué reclaman los jugadores, qué dice la normativa en Uruguay, qué pasa si ni Tenfield ni la AUF tienen el consentimiento de los protagonistas y qué consecuencias puede traer esta disputa.

Foto: Marcelo Bonjour.
Foto: Marcelo Bonjour.

El viernes por la tarde, el movimiento Más Unidos Que Nunca explicó a través de un comunicado que intimó a la AUF porque "utiliza nuestro Derecho de Imagen sin autorización expresa, mediante la comercialización de los mismos, ya sea por explotación directa o a través de cesiones a terceros".

"Además del comunicado público, presentaron en la AUF las notificaciones como corresponde. Es un expediente largo, pero son alrededor de 600 firmas, un gran número de futbolistas", reconoció Wilmar Valdez en diálogo con Ovación.

"Vamos a ver si salimos de este conflicto cómo se encara esto, porque los clubes tienen contratos firmados con los jugadores y hay que ver cómo incide este tema. Está claro que es algo que preocupa en virtud de que esos derechos de imagen siempre los explotó Tenfield y no nosotros, así que lógicamente ahora estamos enfocados en esto", agregó el presidente de la AUF.

Claves:

Para entender el verdadero centro del conflicto que envuelve hoy al fútbol uruguayo, hay que señalar primero que cada persona es la propietaria de su derecho de imagen. En este caso, está claro que los futbolistas son los protagonistas principales del espectáculo y es evidente que cuando un futbolista es contratado por una institución, lo hace para que salga a la cancha a defender a su equipo y juegue ante la presencia de los espectadores que acuden a cada estadio.

Sin embargo, la retransmisión deportiva en televisión es un negocio paralelo a ese vínculo jugador/club y es en ella donde se ha utilizado la imagen de los jugadores, sin su propio consentimiento. Por eso, y allí es donde se plantea el conflicto, es que ese consentimiento debe existir a cambio de un precio.

Según pudo saber Ovación, en otros mercados donde esto sí se lleva a cabo, se fija un porcentaje sobre los rendimientos que perciben los clubes por la explotación de dichos derechos de retransmisión. Sin esos ingresos, ni clubes ni futbolistas pueden subsistir, por lo que están obligados a llegar a un acuerdo donde, vale destacar, los jugadores deben tener voz y voto.
El porcentaje que puede percibir cada protagonista depende de los ingresos que se generen. En la región, el porcentaje que se cobra varía entre un 5 y 15% de las ganancias por ese concepto. En los últimos tiempos, el alcance potencial de su utilización se vio incrementado gracias a las nuevas formas de explotación que permiten las nuevas tecnologías: las redes sociales, por ejemplo. Es por eso que hoy debe reconocerse en todos los ámbitos el derecho del retratado a recibir ingresos proporcionales a la explotación de su propia imagen.

¿Qué exige la normativa en Uruguay?

- Que debe existir un consentimiento expreso para la publicación de la propia imagen, lo que significa que la persona retratada puede autorizar qué imagen puede ser publicada, quién puede publicarla, cómo, cuántas veces, por cuánto tiempo, en qué medio, con qué finalidad y a cambio de qué.

- Consentimiento libre, previo, expreso e informado, y documentado, para la difusión de datos personales.

- Formalización de toda negociación y firma de todos los documentos correspondientes que involucre a los deportistas como tales.

Consecuencias:

Pasando en limpio, la intimación permite que, en caso de continuar usando la imagen de los jugadores sin su consentimiento, puedan instar a una demanda judicial para obligar a que cese su uso.

Futuro:

Con este panorama, se plantean dos interrogantes:

1) ¿Se puede poner en cuestionamiento el nuevo contrato de AUF con la empresa Tenfield? Sí, porque Tenfield no tiene los derechos de cada jugador y el futuro contrato necesita del consentimiento previo de los futbolistas a la AUF.

2) ¿Y qué pasa con el contrato actual? Sin el consentimiento de los jugadores y a partir de la intimación, se plantea el inconveniente que anteriormente mencionaba Valdez y que ahora la AUF deberá analizar.

El espejo:

Vale destacar que hoy los futbolistas que integran el colectivo Más Unidos Que Nunca vienen siguiendo los mismos pasos que un año atrás realizaron los futbolistas de la selección uruguaya. Los Celestes legalizaron su situación y terminaron realizando un convenio con la AUF que contempla todo lo anteriormente mencionado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados