¿QUÉ ES DE TU VIDA?

"Lo que logramos con Rocha va a quedar en la historia"

Bella Vista fue su cuna como jugador, pero Rocha lo dejó dentro de la mejor historia del fútbol uruguayo al haber sido Campeón del Clausura, en 2005. Hoy, “Pichu” González espera una nueva oportunidad, y se prepara: “Hay que tener paciencia, y yo la tengo”, dice.

Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

- ¿Luis González se alejó del fútbol?

- Noooo... para nada. Todo lo contrario. Vengo de ver los clásicos de pre-Séptima, entre Nacional y Peñarol y Defensor y Danubio en Pichincha. Sigo yendo a todas las canchas, es lo mío.

- ¿Cuánto hace que se terminó el vínculo con Danubio?

- Unos diez meses. Fue en diciembre de 2016.

- ¿Hubo ofertas, o el teléfono no suena?

- Hubo sí. Por suerte, unas cuántas, pero por un motivo u otro, no se dio la posibilidad de trabajo. Tuve dos muy importantes, que no cristalizaron, ambas de Ecuador, del Aucas y del Deportivo Cuenca. Fueron las más interesantes, pero no cerré.

- ¿Propuestas para entrenar el primer equipo o para coordinar juveniles?

- Todo, para hacer un plan macro. Reorganizar, dirigir, propuestas a largo plazo, pero no se dio. En esto, me quedo con lo que me dijo el ‘profe’ Alberto Clavijo cuando hice el curso: “paciencia, todo llega. Hay que tener paciencia”. Y en eso estoy. Sé que voy a volver a trabajar.

"El curso de entrenador lo hice porque me anotaron dos amigos que necesitaban que los llevara. Era el único que tenía auto en esa época. En ese momento me empezó a apasionar el fútbol. Y eso, que en mi casa siempre se respiró fútbol por mi viejo...”

Luis Gonzalez
Luis GonzálezEntrenador

- Cuando Plaza Colonia ganó el Clausura, todos recordaron aquella campaña que hiciste con Rocha...

- Si, es cierto. Inolvidable. Un campañón. ¡Hace tanto! fue en 2005, inimaginable, pero se logró, y quedará en la historia.

- Ese título te abrió muchas puertas.

- Un montón. De hecho, no llegué a dirgir la final porque me fui a dirigir a Ecuador, a Deportivo Quito. Estuve en Rampla Jrs, en Central y en mayo de 2008 llegué a Nacional, para trabajar y coordinar todo en las divisiones formativas. Me llevó Daniel Enríquez. Ganamos todo. Y tuve la suerte de poder dirigir en Primera. No me esperaron, estaba convencido de poder revertir el mal momento, los jugadores me bancaban, había un buen grupo. Y después, bueno, Danubio, donde también trabajé en la coordinación de juveniles, y ganamos la tabla general.

- ¿Siempre pensaste que después de jugar ibas a ser entrenador?

- Noooo... ni ahí. Y eso que me crié en una familia de futbolistas. Todo en mi casa era fútbol. Mi viejo (Waldemar González) que jugó años en Nacional, era muy amigo de varios campeones del mundo. Yo conviví con Julio Pérez, Aníbal Paz, Obdulio Varela... se respiraba fútbol todo el día. Yo iba con mi viejo a todos lados. Era un apasionado, pero yo no. Jugaba más por él que por mí. Empecé en Bella Vista, y después que me ascendieron al plantel de primera, me fui a Deportivo Maldonado. se pagaba más que en Montevideo. Fuimos campeones departamentales, y con la selección de Maldonado, ganamos la Copa de OFI. Una época bárbara. Si se pagaría bien que me vinieron a buscar de Olimpo de Bahía Blanca y dije que no... Después tuve breves pasajes por Wanderers, allá por el ‘82, Cerrito, La Luz, en la ‘B’ y regresé a Deportivo Maldonado. A esa altura, ya tenía dos negocios: una tienda en el Paso Molino y un kiosko en Carrasco. El curso de técnico lo empecé porque me anotaron Luis Pereira y Alcides Nieto, que vivían por el Paso Molino, iban a mi negocio, y como no tenían auto, me necesitaban a mi... Y en el curso, me empezó a ‘picar’ el bichito, y me involucré en el tema. Me apasionó. Y hasta el día de hoy me apasiona. Ya te digo, vengo de ver a juveniles de 12-13 años....

- A esperar, entonces...

- Sí, claro. Me reúno casi siempre con el ‘profe’ Valenzuela, tenemos muchos proyectos, muchos planes, tanto él como yo, estamos al tanto de todo, nos pasamos informando, mejorando. Y vemos mucho fútbol, de todos lados. No es que uno espere por el Real Madrid... hay que evaluar las propuestas, hay que estudiarlas bien. Lo que uno pretende es que haya un proyecto a largo plazo. Hay clubes que lo entienden y otros que no. Lo de Ecuador estuvo muy cerca, pero no se dio. Por ahora, a la espera, el teléfono suena, hay que ver si la propuesta sirve....

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados