OJO CRÍTICO

Es de locos, siempre un paso para atrás

EDWARD PIÑÓN

Una semana después, lo que emana de comentarios, tweets o decisiones políticas o ministeriales suena a fútbol de barrio. A potrero o a calle. Cada vez más lejos de la lógica y la cordura, cada vez más cerca del imperante barro.

EDWARD PIÑÓN

Para empezar, hay ciertas pautas que deben imperar. Y si eso no sucede, debería haber alguien capaz de darse cuenta que por ese camino no hay que transitar. Es incomprensible como un técnico puede publicar lo que se le antoje en sus redes sociales, fomentando lo que desde hace rato que la dirigencia lucha por erradicar, y que no haya consecuencia inmediata. Lo que escribió Mario Saralegui, por más que después pidió disculpas, no se ajusta al cargo que ostenta. Al lugar que ocupa. Una cosa es el folklore del fútbol tribunero y otra muy distinta que la moto se le vaya a un funcionario que debe cuidar la imagen del club.

Lo otro llamativamente incomprensible es que se haya declarado al Estadio Centenario Monumento Histórico, frustrando así cualquier intento por modernizarlo. Aggiornarlo para lo que se viene trabajando desde hace varios años.

Habrá que recordar ese día si el Centenario sigue deteriorándose, alejándose de las exigencias de FIFA y convirtiéndose en un coliseo en ruinas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados