FÚTBOL

La lluvia lo ayudó: los primeros pasos de Giorgian en Defensor Sporting

De Arrascaeta no mostró mucho en su primera práctica con los violetas, pero la rompió en el sintético y a partir de ese momento no paró de crecer. 

De Arrascaeta
FOTO: AFP.

Giorgian De Arrascaeta, reciente campeón de la Copa Libertadores con Flamengo, llegó a Defensor Sporting a los 15 años. Vino a probarse y se quedó un par de días en la casa que los violetas tienen para los futbolistas del interior. Lo acompañó Daniel, su padre, a quien Juan Ahuntchain, entonces coordinador de las divisiones juveniles del club del Parque Rodó, le tuvo que conseguir una pensión para que se quedara. Y pasó esa noche en una pensión ubicada en Jaime Cibils casi 8 de Octubre.

“Era chiquito y en su primera práctica en Pichincha no mostró mucha cosa”, recordó Ahuntchain. “Pero esa noche llovió y al otro día practicamos en el sintético. ¡Y ahí se lució! Haciendo espacios reducidos mostró todas sus habilidades. El buen toque, la buena maniobra. Y se quedó en el club. Lo que lo salvó fue la lluvia”, agregó Ahuntchain en broma.

Comenzó a jugar en Sexta División, pero faltaban unos meses para terminar la temporada, y al año siguiente arrancó en Sub 16. Fue por esos tiempos que Giorgian se acercó a Ahuntchain y le dijo que no tenía zapatos. El que siempre andaba en la vuelta era el empresario Javier Manzo. Entonces el coordinador se le acercó y le pidió unos zapatos. “¿Para quién? ¿Para el chiquito?”, preguntó Manzo. “Mirá que anda bien”, le respondió Ahuntchain. Así comenzó a representarlo y años después, en enero de 2015, lo negoció a Cruzeiro.

De Arrascaeta
Primeros pasos de Giorgian en Defensor Sporting. FOTO: El País.

“Uno se alegra al ver a jugadores como Giorgian, que llegaron de afuera con todas sus ilusiones, triunfar. Además, se lo merece porque es un buen guri”, dijo Ahuntchain.

José Chilelli lo dirigió en la Sub 16 violeta. “Era muy menudito, pero con una gran técnica y visión de juego. Ese primer año con nosotros alternaba, porque le faltaba desarrollo físico, le faltaba el trabajo con los profes. Había otros compañeros que ya venían con otras cargas. La Sub 16 es una categoría bisagra, es un pasaje del niño a pensar en ser profesional. Al año siguiente, en Quinta, se potenció”, recordó Chilelli, quien actualmente sigue dirigiendo la Sub 16 de Defensor Sporting.

“Era un gurí muy bueno, siempre alegre y dispuesto a hacer un chiste. Se llevaba muy bien con sus compañeros y también con nosotros”, recordó el técnico.

“Verlo triunfar esa una gran satisfacción para nosotros. Haber colaborado aunque fuera con un granito de arena a su formación y su carrera”, finalizó Chilelli.

DIFERENTE. Fernando Curutchet, hoy coordinador de las juveniles de Peñarol, dirigió a De Arrascaeta en dos etapas en Defensor Sporting. Lo tuvo en Cuarta División y luego en Primera en el 2014, cuando los violetas realizaron una gran campaña en la Copa Libertadores y llegaron a las semifinales. Fue la mejor actuación internacional en la historia del club.

“Él, Gedoz y Nicolás Olivera fueron los baluartes de aquella Copa. Giorgian ya había madurado y era un hombre, a pesar de que tenía 19 años. Acababa de regresar de la final del Mundial Sub 20 frente a Francia” contó Curutchet.

De Arrascaeta
Romance. El de Giorgian De Arrascaeta con la pelota. FOTO: El País.

“Ya en Cuarta mostraba una calidad tremenda. Diminuto en lo físico, pero un especialista en dejar a sus compañeros en posición de remate, de cara al gol. Ya tenía una gran visión de juego y control de pelota”, explicó Curutchet, quien hoy se siente muy orgulloso al verlo triunfar.

“Hace unos meses le hicieron una nota y dijo que uno de los entrenadores que más le habían influido era yo. Para mí fue un gran orgullo. Giorgian es de esos jugadores que hacen las cosas diferentes. Los que hacen que el fútbol siga siendo un gran espectáculo. Hacen lo que a veces no se ve de la tribuna. Algo mejor de lo que la jugada pide. Todos pensábamos que iba a llegar y lo consiguió”, culminó.

TABARÉ. Pero el que lo hizo debutar en la Primera División de los violetas fue Tabaré Silva, hoy entrenador del Barcelona de Ecuador. Fue en octubre de 2012 en un clásico frente a Danubio.

“Le veíamos muy buenas condiciones y me asesoré con los entrenadores de inferiores también. Tenía muy buena pegada y muy buena técnica. Y era, y es, muy bueno en el mano a mano. Además, te escuchaba todo el tiempo, quería aprender y eso es muy importante”, contó Tabaré desde Guayaquil.

“Verlo ahora campeón de la Copa Libertadores es una gran alegría porque es muy buena gente. Haberlo hecho debutar tiene un sabor especial, al ver todo lo que ha crecido y mejorado. Es muy reconfortante para mí como entrenador”, agregó Tabaré.

NUEVO BERLÍN. Fue cuando Giorgian daba sus primeros pasos en el equipo principal de Defensor Sporting. Una tarde estacionó un ómnibus lleno de gente en la puerta del Franzini. Venía de Nuevo Berlín repleto de amigos y vecinos de Giorgian que habían hecho cinco horas de bus para alentar al muchacho que comenzaba a hacerse conocer.

Giorgian De Arrascaeta se convirtió a principios de este año en el pase más caro de la historia del fútbol de Brasil cuando dejó Cruzeiro para ir a Flamengo. Y en la actualidad, es considerado el mejor número 10 del país norteño. Además acaba de levantar la copa más ansiada. Lejos quedaron la épocas en que repartía pan casa por casa en su Nuevo Berlín natal, con su padre, Daniel. O cuando su mamá, Victoria, hacía limpiezas para ayudar en la economía del hogar.

En Nuevo Berlín sigue su familia en una de las viviendas de Mevir. Allí, donde se guardan con orgullo los primeros zapatos de Giorgian, los que sus padres compraron con enorme sacrificio y que cuando le quedaron chicos, tuvieron que cortar en la punta para que pudiera seguir usándolos. Hoy Daniel y Victoria no pueden creer a lo que ha llegado su hijo. Y en el pecho de ambos ya no cabe tanto orgullo.

"Un enano que la llevaba atada"

“La primera vez que lo vi jugar fue al final de una temporada, jugaba la Tercera contra la Cuarta en el Franzini. Había un enano que la llevaba atada. La descosía. No se la sacaba nadie. Enganchaba para un lado y se quedaba parado. Era impresionante”, recordó Jorge Etcheverry, entonces intendente del Franzini. “Después, cuando ya lo habían subido lo pudimos conocer más. Era un gurí espectacular. Le gustaba estar conmigo cerca de la parrilla cuando hacíamos asado. Y siempre fue muy cariñoso con las cocinera, con los utileros. Y sigue siendo igual, lo comprobé cuando vino con Flamengo”.

GESTO

Donó 106 camisetas a su Jardín

En junio del año pasado, durante la Copa América, los 106 niños que concurren al Jardín número 75 de Nuevo Berlín, recibieron un regalo muy especial. Cuando los pequeños llegaron al mencionado jardín de tiempo completo se encontraron con una camiseta número 10 de la selección con el apellido De Arrascaeta en la espalda, para cada uno. A ese jardín concurrió Giorgian.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)