PREMIOS EL PAÍS

"Llegué al fútbol por casualidad", dijo Luan, el mejor de América

Tímido, pero igual atendió a los medios con gran simpatía. Su historia es peculiar porque recién comenzó a jugar a los 19 años, antes se destacaba en el fútbol sala. Su niñez fue difícil. Hoy él disfruta de poder recompensar a su madre gracias al fútbol. “Eso no tiene precio”.

Luan entrevistado al recibir el premio a mejor de América por El País. Foto: Darwin Borrelli

- ¿Qué significó este premio para vos?

-Significó mucho. Pocos brasileños consiguieron conquistar este premio. Estoy muy feliz, agradecido a mis compañeros, que sin ellos no sería posible. Soy el primer jugador de Gremio en ganar este premio y es algo que me pone contento.

- Ronaldinho había sido el último brasileño en ganarlo en 2013, y justamente es uno de tus ídolos. ¿Qué significa ganar ese mismo premio?

-Je. Demoré un poco en caer, en entender la repercusión que todo esto genera. Ronaldinho es un ídolo que yo tengo, lo veía mucho jugar. Tuve la posibilidad de estar con él, de conocerlo, y ganar el mismo premio para mí significa mucho.

- En 2011 y 2012 también lo ganó Neymar.

-Sí. Para mí es fantástico entrar en ese selecto grupo de jugadores brasileños que ya han ganado este premio.

- Decías recién que te cuesta un poco asimilar todo esto. Tu carrera ha sido meteórica.

-Sí, es verdad. Recién llevo cuatro años como profesional, ya entrando en el quinto. Me ha costado un poco asimilar todo lo que conquisté en tan poco tiempo. Hay momentos en que paro y me pongo a pensar en las cosas que logré a nivel individual y grupal. Como este premio. Espero poder continuar así en todo lo que se venga.

- ¿Cómo te enteraste que habías ganado? ¿Cómo fue ese último día del año pasado?

-Sabía que estaba entre los finalistas, que tenía posibilidades, principalmente por todo lo de la Libertadores, ya que me habían elegido el mejor jugador de la Copa. Cuando me enteré fue una felicidad inmensa, unos amigos me llamaron para avisarme y mi madre también me llamó para felicitarme y me dijo que estaba muy orgullosa de las cosas que estaba conquistando.

- Cuando jugabas al fútbol sala, ¿imaginabas que ibas a llegar tan lejos?

-Sinceramente no me lo imaginaba. Tanto que cuando empecé fue medio por casualidad, no fue que dije ‘quiero ser jugador de fútbol’. Cuando comencé a jugar fue más por diversión que por otra cosa. Jugué cuatro partidos, Gremio me vio y me llevó. Cuando llegué me dije ¿y ahora? Me di cuenta que estaba en un equipo grande de Brasil y grande del mundo. Entonces ahí empecé a jugar al fútbol como responsabilidad y no tanto por divertirme. Gracias a Dios me fue bien y acá estoy con ustedes.

- ¿Disfrutás y valorás más tu carrera y tu vida por todo lo que sufriste en tu infancia?

-Si, por eso soy un agradecido de todo lo que me pasa. Crecí sin padre, mi madre siempre trabajando. Pero ese ejemplo me ayudó mucho en mi carrera. Cuando empecé a jugar como profesional no olvidé nada de eso. Sabía que me tenía que esforzar mucho para lograr las cosas que yo anhelaba. Fui aprendiendo en el día a día. Hoy tengo más experiencia, estoy más maduro en el fútbol, tengo continuidad en mi carrera. Y estoy bien preparado para eso.

- ¿Qué hubiera sido de tu vida si no hubieras sido jugador? ¿Si no hubieras llegado a Gremio?

-(Risas) No tengo ni idea. Lo mismo me pregunto. No me imagino que hubiera sido sin el fútbol. Pienso que podría haber estudiado educación física.

- Tenés muchos tatuajes en el cuerpo; ¿qué significan?

-Sí. Tengo en los brazos, en las piernas, en el cuello. Tengo el nombre de mi madre, que fue el primer tatuaje que me hice, porque sí no no me daba permiso para hacérmelo. Je. En la pierna, tengo niños jugando al fútbol. Y un león del otro lado. Y algunas frases de la biblia. Mi madre es muy creyente y yo también.

- ¿Seguís jugando con tus amigos algún picadito?

-Siempre y cuando tenga tiempo y el fútbol profesional me lo permita juego con ellos. Porque así fue mi infancia, siempre jugando con una pelota en el campito y disfrutando.

- Tu madre trabajó mucho para criarlos a vos y a tu hermano menor, ¿ahora tu trabajás para ella?

-Sí, claro, ella ya trabajó mucho. Ahora es hora de recompensarla. Gracias al fútbol ella ya no tiene que trabajar y eso para mí no tiene precio.

- ¿Tu hermano juega al fútbol?

-No, no quiere saber nada con la pelota. (Se ríe).

- Con todo lo que conseguiste con solo 24 años, ¿qué esperás para el futuro? ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Europa quizás?

-Tengo el sueño de poder llegar a Europa, pero también una buena cabeza y sé que no tengo por qué apurarme. Cuando llegue el momento preciso me iré de Gremio, pero ahora sólo pienso en seguir haciendo las cosas bien aquí. Sé que si sigo así, las cosas van a llegar. Pero tengo claro que tengo que seguir trabajando y no quedarme con lo bueno que hemos hecho hasta ahora en la Libertadores y en la Recopa.

“Tengo el sueño de poder llegar a Europa, pero también tengo una buena cabeza y sé que no debo apurarme. Cuando llegue el momento me iré de Gremio, sé que si sigo así, las cosas van a llegar”

Entrega de premios de la Encuesta América le responde a El País. Fotos: Ariel Colmegna y Darwin Borrelli
LuanMejor jugador de América

- Pero si pudieras elegir, ¿que preferirías, Inglaterra, Italia, España?

-No tengo preferencias. Cuando llegue una oferta, voy a analizar bien las condiciones de la propuesta y decidiré.

- ¿Qué esperás del Mundial de Rusia?

-Con el equipo que tenemos, con jugadores de mucha calidad y el grupo que hay, creo que Brasil va a hacer un gran papel. Tengo amigos en la selección y espero poder jugarlo.

- Ya estuviste convocado para dos partidos de las Eliminatorias, ¿te esperabas ese llamado de Tite?

-Esperaba un poquito, sí. Je. Uno siempre lo espera. Después de estar en los Juegos Olímpicos (donde Brasil fue campeón en 2016) no fui convocado, pero luego tuve la posibilidad de que me citaran por la buena campaña que hizo Gremio en la Libertadores y volví, ya más maduro, y pude tener mis primeros minutos en la selección mayor.

-¿Hablás seguido con Neymar, con quien compartiste los Juegos en Río de Janeiro?

-(Risas) Sí. No me dice nada de si voy a estar en Rusia, no hablamos de eso porque evitamos hablar de fútbol.

- ¿Tuviste la posibilidad de hablar con Tite, que también ganó el premio al mejor DT de América? ¿Te felicitó?

-La semana pasada estuvo en la práctica de Gremio y estuvimos conversando sobre eso.

-Esperaba ganar, pero fue un juego difícil. Las condiciones del campo, tan pequeño, tampoco ayudaron para nuestro juego. Dominamos prácticamente a lo largo de todo el partido. No esperábamos tomar ese gol, pero un empate fuera de casa no es un mal resultado. Sabíamos que nos iban a esperar atrás, pero no tanto. Igual nosotros estamos acostumbrados a que los rivales nos esperen, pero fue difícil y hubo mucho contacto.

VIDA

La estrella no está lista para el amor

Luan confesó en la charla con Ovación, que no está enamorado. Y reconoció que no es fácil para una estrella del fútbol como él, saber por qué se le acercan las mujeres. “Estoy enfocado sólo en el fútbol. Voy a esperar un poquito y cuando llegue el momento exacto tendré mi enamorada y también me casaré. Pero aún no me ha llegado ese momento. Je”.

Con respecto a qué hace cuando tiene algún rato libre, el delantero respondió que le gusta estar con sus amigos y en familia. “Que son los que siempre me acompañan en los momentos buenos y en los malos”.

Luan contó, a su vez, que ya no vive con su madre, Márcia, que fue tan importante en su vida. Vive solo, pero obviamente no se cocina. “No, no, cero cocina”, dijo riendo. Tiene una persona que se encarga de eso, y contó que su comida preferida es la carne. “¡El churrasco!”, dijo entusiasmado. Y admitió que había comido muy buenos churrascos durante su estadía en Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)