NACIONAL

Llega de la mejor forma a la Copa

Nacional está invicto, afirmó su buen funcionamiento colectivo y cuidó jugadores para recibir a Botafogo el jueves por los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Ariel Colmegna.

Luego de perder el Torneo Apertura a manos de Defensor Sporting, el Intermedio le vino como anillo al dedo a Nacional. Es un certamen con el que los tricolores han logrado, primero que nada, volver a ganar en confianza y por ahí aparece una de las claves en la mejoría que plasmó el equipo en el funcionamiento colectivo.

Es cierto que, por más que el resultado de ayer contra Sud América fue abultado, por momentos el equipo buzón lo inquietó y puso a Esteban Conde en aprietos, en jugadas que desencadenaron muy buenas reacciones del arquero albo, como en la primera del partido, en la que le sacó un cabezazo con destino de gol al zaguero Sergio Felipe. A pesar de ello, este Nacional del Intermedio se muestra con confianza, con paciencia. Tomó las riendas del juego y, después de coquetear con el gol en varias oportunidades (incluyendo dos tantos bien anulados), logró marcar fruto de un estupendo pase de Viudez y una precisa definición de Sebastián Fernández.

Nacional fue protagonista en el complemento, Sud América fue más desprolijo, y los tricolores no pasaron sobresaltos para liquidar el encuentro.

Así, Nacional está invicto en el Intermedio, apenas cedió dos puntos (en el empate a uno contra Wanderers en el Gran Parque Central), marcó tres goles en cada uno de los últimos tres partidos y después de siete juegos, ayer volvió a dejar su arco en cero. Y algo no menor: no dependió de Rodrigo Aguirre para ganar, como sucedió en algunos partidos del Uruguayo.

El jueves Nacional tendrá un partido muy importante, ya que jugará la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores contra Botafogo.

Ayer pudo cuidar en el tramo final del juego a Tabaré Viudez (salió a los 60’) y a Diego Arismendi (salió a los 76’). “Tabaré estaba con un resfrío y fue el tiempo que le dimos porque lo hablamos en el entre tiempo; en el caso de Martín (Ligüera) es lo que habitualmente juega, 60 - 65 minutos; y Diego sintió que estaba cargando muscularmente y preferimos no involucrarlo en una dificultad”, explicó más tarde Martín Lasarte.

Además, el entrenador albo aclaró la ausencia del “Tata” González en la convocatoria para el partido de ayer: “Álvaro estuvo algunos días de la semana con dificultad, luego entrenó bien y hasta último momento estuvimos con la duda de qué hacíamos. Entendimos que lo mejor era que entrenara bien hoy, que entrenara bien mañana, por encima de sus compañeros, y así llegar bien al partido del jueves”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados