EN BELVEDERE

No se pone colorado

Juan Ignacio Ramírez jugó un gran partido y fue quien abrió la goleada de Liverpool frente a Danubio

Abrazo. El de Cristian Sención y “Maxi” Bajter al “Colo” Ramírez.
Abrazo. El de Cristian Sención y “Maxi” Bajter al “Colo” Ramírez. Foto: Marcelo Bonjour

Más de un hincha se tomó la cabeza cuando Juan Ignacio Ramírez desperdició su primera chance de gol. Quedó mano a mano con Facundo Silva y el arquero le negó el festejo de manera increíble, pero en el rebote la jugada continuó y el “Colo” recibió la falta de Ribair Rodríguez que terminó en penal.

A él se lo hicieron y él se hizo cargo de rematarlo, no sin antes generarle más sufrimiento a los hinchas porque Silva lo contuvo, aunque terminó anotando en el rebote.

Las pidió todas y gracias a su juego y la velocidad que le imprimían Sención, Ocampo y Martínez empezaron a derribar de a poco el muro danubiano que cada vez sufría más.

Danubio estuvo lejos de su mejor rendimiento y lo cierto es que, más allá de la derrota, Peirano se debe haber ido preocupado con el rendimiento de su equipo, ya que en Belvedere no le salió nada. Las chances en la primera mitad fueron escasas para la visita y como si eso fuera poco se iba a ir al descanso con una derrota por dos goles, ya que Gabrielli iba a estirar la ventaja.

Una mala salida del arquero danubiano, tras un tiro de esquina, le dejó la pelota servida al lateral derecho que definió con el arco libre para empezar a sentenciar el triunfo.

Quedaban 45 minutos por delante, pero si el trámite seguía igual a Danubio se le iba a hacer cuesta arriba rescatar unidades en la cancha de Liverpool. Y fue lo que sucedió.

Cabe remarcar que en el complemento la franja tuvo más la pelota, un poco por necesidad y otro poco porque Liverpool se la dio ya que a esa altura jugaba al contragolpe y apostando a la velocidad.

El franjeado se encontró con una gran tarde de Jorge Bava, quien reaccionó de manera notable cuando fue llamado a actuar, y Liverpool con el tercero tras una gran corrida de Federico Martínez.

Fue así que los de Pezzolano terminaron de convertir el triunfo en goleada y con una figura que las peleó todas, pivoteó y hasta anotó. No se puso colorado y le dio un golpe muy duro a Danubio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º