TORNEO INTERMEDIO

Liverpool y River fueron bien grandes, pero el título se fue para Belvedere

El negriazul hizo historia tras vencer al darsenero en una final a la que no le faltó nada.

La alegría del plantel de Liverpool tras la consagración en el Intermedio. Foto: Leonardo Mainé.
La alegría del plantel de Liverpool tras la consagración en el Intermedio. Foto: Leonardo Mainé.

"Nos lo merecemos los dos”, le dijo Jorge Fossati a Paulo Pezzolano cuando ambos técnicos se abrazaron antes de la definición por penales.

Y el entrenador darsenero tenía razón. Porque la que jugaron ayer Liverpool y River Plate por el Intermedio fue una gran definición. Una final a la que no le faltó nada. Buen fútbol. Golazos. Alargue. Definición por penales. Y un gran marco de público.

Pezzolano había anunciado en la semana previa que seguramente iba a ser un partidazo. Y lo fue. El resultado pudo haber sido para cualquiera, porque si bien el negriazul fue más durante la mayoría del tiempo, River Plate tuvo el mérito de no entregarse y empatar dos veces de atrás.

Al final fue Liverpool el que consiguió un título que mucho se hizo esperar. Y por eso la locura de sus hinchas. Por eso los abrazos de los veteranos, que pasaron años esperando por el momento que vivieron ayer con sus nietos, esos pequeños que heredaron el amor por esos dos colores.

Por eso el grito de “¡soy del negro, soy del negroooo!”. Y el cántico que anunciaba que “de la Cuchilla salió el nuevo campeón” mientras los papelitos volaban sobre los futbolistas que corrían hacia la tribuna repleta a ofrendar la copa a sus fieles.

Es que ayer no debe haber quedado mucha gente en Belvedere. Cuando faltaban 15 minutos para que Matonte pitara el inicio de la final afuera seguían las largas colas para ingresar a la tribuna oficial.

Liverpool llegaba a la definición siendo el equipo más goleador del Intermedio y sus parciales llegaron al Parque Rodó confiando en eso. Y el primer tiempo reafirmó su creencia. A los 20’ el equipo de Pezzolano abrió el marcador con gol de Juan Ignacio Ramírez tras gran habilitación de Federico Martínez, que fue imparable por la derecha.

Es más, antes de irse al descanso los negriazules tuvieron un par de chances de ampliar el marcador. River, mientras tanto, intentaba salir de contragolpe sin lograr inquietar nunca al arquero argentino Oscar Ustari.

Las cosas cambiaron en el complemento. River mejoró y emparejó las acciones. A Joaquín Piquerez le hizo bien regresar al Franzini y anotó un golazo de afuera del área para empatar el partido.

Así se fueron al alargue. Pero apareció otra vez por la derecha Federico Martínez para habilitar esta vez a Bryan Olivera. El que recién había ingresado no perdonó y la clavó en el ángulo.

Los hinchas ya saboreaban la victoria pero todavía iban a tener que sufrir un rato más. Gonzalo Viera empató y forzó la definición por penales que también fue pareja y no apta para cardíacos. Hasta que Ustari atajó el último y los corazones negriazules explotaron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)