EN BELVEDERE

Se pinchó al anotar

Liverpool dominó y mereció más hasta que hizo el gol

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Liverpool fue el responsable del partido. Comenzó como para anotar dos o tres goles en los primeros 45 minutos, pero tras marcar apenas pasada la hora de juego retrocedió en el campo y le permitió a Progreso acercarse a su arco, derivando en la expulsión de su lateral y el posterior empate en la hora.

Tiros de Federico Platero, de Carlos Núñez, de Diego Guastavino, de Nuñez nuevamente, una peligrosa de Sebastián Píriz, de Martín Alaniz, tres más de Núñez, un cabezazo de Angelo Gabrielli y hasta un centro que pegó en el palo y una casi en contra. Liverpool se acercó por todos lados al arco de Progreso en la primera mitad, pero no pudo anotar pese a contar con más de diez situaciones. La falta de precisión y el apuro por definir llevaron al desperdicio de todas las chances.

El “gaucho” quedó en un segundo plano, no cerraba bien los laterales permitiendo rápidas transiciones ofensivas del negriazul y acumulando amarillas por cortar contragolpes.

Sin embargo, el gol del local llegó recién a los 64’ y de la forma menos buscada: el córner. Federico Platero aprovechó su altura para cortar con un certero cabezazo el buen centro de Guastavino. El partido tenía la ventaja que merecía, aunque el visitante ya había mejorado considerablemente mostrando argumentos que lo llevaron enseguida a dominar el juego.

Rápidamente los de Paulo Pezzolano retrocedieron en cancha, cedieron la pelota a Progreso y comenzaron a acumular faltas. Píriz estuvo cerca de ser expulsado y, pese a ser de los mejores, tuvo que salir. Rosso entró bien y provocó la expulsión de Mathías Pintos. Por ese sector, la izquierda de la defensa local, llegó la jugada que derivó en el penal y posterior gol de Gottesman.

Liverpool tuvo juego, pero le faltó gol. Progreso nunca se rindió y tuvo su premio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)