ALBICELESTE

Messi y el Barcelona, déjà vu de su renuncia y retorno a la selección de Argentina

No es la primera vez que el astro argentino decide dejar un equipo para, días después, volver. En 2016 vivió una situación similar con la albiceleste, tras perder la final de la Copa América. 

Messi, tras caer derrotado ante Chile en la Copa América 2016
Messi, tras caer derrotado ante Chile en la Copa América 2016. Foto: Archivo.

El 26 de junio de 2016, Argentina perdió la final de la Copa América Centenario en Estados Unidos ante Chile por penales. Tercera final al hilo que la selección albiceleste perdía en tres años. En 2014 había sido la final del Mundial de Brasil 2014, ante Alemania, en el alargue. Un año después, también cayó derrotada ante los trasandinos, en Chile. Fue por penales, como sería al año siguiente, en el golpe que terminó de derrumbar el espíritu resquebrajado de Lionel Messi

El capitán y líder de la selección argentina y del Barcelona, protagonista de las tres finales, renunció a su lugar en el seleccionado y pidió no ser convocado de nuevo. De nada le había servido, por ejemplo, ser elegido el mejor jugador del Mundial en 2014. Él mismo lo dijo. Quería ganar la copa para su país, no un premio individual. Sin embargo, la renuncia duró poco. 

Tras el partido con Chile en 2016, un Messi en caliente, inquieto, incómodo, abrumado por el golpe y que, además, acababa de errar un penal en la definición desde los 11 metros, dijo a los medios a la salida de los vestuarios: 

"Lo primero que se me viene a la cabeza, lo pensaba en el vestuario, es que ya está. Se terminó para mí la selección".

Lionel Messi tras la final entre Chile y Argentina. Foto: AFP
Lionel MessiTras perder la final de la Copa América 2016

Las declaraciones congelaron a todo el país que deposita en el rosarino la esperanza que una vez le insufló la figura de Diego Armando Maradona. Sin embargo, un par de meses después, Messi anunció que volvería a ponerse la 10 albiceleste. "Amo demasiado a mi país y a esta camiseta", dijo entonces. 

Ahora, otro Messi derrotado, aunque en un lugar al que le dio mucha más gloria que a la selección, también había decidido irse. Esta vez, más decepcionado y enojado que rendido. Pero, de nuevo y para alivio del Barcelona, dio marcha atrás.  

 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados