OJO CRÍTICO

La línea de tres o los errores individuales

El sistema defensivo que propone Cappuccio en Nacional está en el ojo de la tormenta, pero vale analizar si es la única causa de los goles recibidos.

EDWARD PIÑÓN

Una derrota que pega con dureza y por defectos defensivos suele iniciar una serie de reclamos en cadena. Y, cuando los goles que se reciben se suman a otros de anteriores contiendas, lo que es más fácil de hacer es encarar en línea recta hacia lo que asoma que tiene mayor cuota de responsabilidad. Por eso hoy una línea de tres de Nacional recibe la andanada de cuestionamientos más fuertes.

Ahora bien, y sin intención en entrar a calificar lo que antes pudo pasar con una línea de cuatro (porque desde 1988 no se levanta ninguna copa), lo que cabe preguntarse es si el primer gol que recibió el Tricolor de Cappuccio por el penal cometido por Nicolás Marichal sucedió porque se estuviera jugando con tres zagueros. O si el zurdazo de Valencia que puso el 2-1 también llegó porque no había un lateral izquierdo.

Sin dejar de lado el hecho que podría establecerse la polémica sobre la forma en la que de verdad funcionó el fondo de Nacional a la hora de defender, lo que parece innegable que una pelota que se sale a cortar con la cabeza al ras del césped perfectamente puede provocar un penal aunque atrás jueguen diez muchachos colgados del travesaño.

Lo que es claro es que Nacional tiene que mejorar en la marca. Juegue con tres o con cuatro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados