DESDE EL ARCO

Ni lindo ni feo: ganar es todo

JOSÉ MASTANDREA

José Mastandrea

Cinco fechas bastaron para que se cortara el proceso de Eduardo Domínguez en Nacional. Está escrito. Todo dependía de la dirigencia, si tenía espaldas o no para soportar una derrota más y resisitir la presión de los hinchas. No pudo hacerlo. Y es lógico, más allá de que a muchos les cueste entenderlo. Cuando no se gana, cuando no se puede plasmar una idea, cuando se pierde seguido, es muy difícil de bancar a cualquier entrenador. Y no me vengan que esto pasa solo en este país. Alcanza con elevar la vista y mirar lo que sucedió en estos días en el Real Madrid. Tres entrenadores en una misma temporada.

El fútbol es así. Guste o no, mandan los resultados y es, en definitiva, lo único que importa.

Ahora llegó el turno para Álvaro Gutiérrez, un hombre de la casa, ganador por donde se le mire y con aire suficiente como para bancar algún resultado adverso.

Estuvo en consideración antes de que nombraran a Domínguez, pero “su fútbol” no era del paladar de algunos.

¡Qué ironía! Un entrenasor que ganó un torneo sumando 42 de 45 puntos y venció en una final por el Uruguayo a Peñarol. Así estamos. A veces ganan los pro Barcelona. No se dan cuenta que ganar es todo. Ni lindo ni feo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)