ENCUESTA EL PAÍS

Ligüera, el héroe inesperado

Martín Ligüera fue figura en Fénix y Nacional y se consolidó como la figura de la temporada en la Encuesta El País."Si te digo que me esperaba un año así te estaría mintiendo", afirmó el volante.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El mejor. Martín Ligüera, con uno de sus hijos, saluda a sus compañeros, que lo aplauden reconociendo su importancia. Foto: Marcelo Bonjour

Martín Ligüera está de vacaciones en la costa de Uruguay pero no tiene tiempo de descansar. El volante, junto a su familia, disfruta de la playa pero no se deja estar porque en pocos días volverá a entrenar en Nacional y tiene un año cargado por delante.

El 2016 fue un gran año para el 10 tricolor, que tuvo un gran primer semestre en Fénix y luego, a pedido de Lasarte, llegó al "Bolso" y volvió a ser figura. Esas dos campañas hicieron que el volante sea distinguido como el mejor jugador del año en el fútbol uruguayo en la Encuesta El País.

"Si te digo que esperaba un año así te estaría mintiendo, siempre pienso lo mejor pero no tanto", afirmó Ligüera en entrevista con Ovación tras conocer su coronación. "Este fue un año redondito. Llegamos a una copa con Fénix y salí campeón en el equipo que soy hincha. Con mi señora decimos que estaría bueno que el 2016 siga unos meses más.", declaró.

Ligüera se enteró del premio gracias a sus hermanos, que temprano en la mañana le mandaron la noticia mediante el celular. El floridense afirma que hoy en día no se desespera por este tipo de distinciones sino que necesita del buen desempeño colectivo para que su juego funcione, aunque son bienvenidos. "Este tipo de premios motivan para seguir adelante, volver a entrenar", reveló.

Para Ligüera las dos buenas campañas de los clubes en los que estuvo hicieron que tuviera un buen año. Además fue clave con goles importantes en ambos equipos.

Un premio para los hijos

A lo largo de la campaña en Nacional, Liguera afirmó que una de las cosas que más lo llena es que su hijo, hoy con 6 años, pueda verlo brillar con la camiseta que quieren. "Está viviéndolo como un niño, a veces no entiende lo que pasa pero lo disfruta muchísimo".

Ilusionado por el gran año que tuvo su padre, el niño a veces se excede y el 10 le pone el freno "A veces me pregunta si en 2017 vamos a volver a salir campeones o si voy a seguir jugando así. Le tengo que decir que no se apure", declara entre risas el mediocampista, que tiene un hincha que presiona en casa.

Ligüera tiene otro hijo de cuatro años y el tercero en camino. "Ese ya no me va a ver jugar. Algún fútbol 5 como mucho", dice riendo.

El futuro

El título conseguido en Nacional fue la gran frutilla de la torta del 2016 del volante. Pero además el título ayuda al desempeño del equipo: "Yo creo que este campeonato da tranquilidad al equipo y la institución. Tenemos responsabilidad de ser competitivos pero podemos tomarlo de otra manera".

Desde su vuelta al tricolor, Ligüera no ha podido jugar un clásico dado que el del Uruguayo Especial fue suspendido por incidentes. El floridense está expectante del partido del 21 de enero ante Peñarol en Porto Alegre: "Dicen que los clásicos de verano son menos pero para mí los clásicos cuando entras a jugar ante Peñarol es lo mismo que sea de verano u oficial. Hay mucho en juego, entiendo a los entrenadores pero vos te lo tomas especial, está el orgullo", declaró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados