VIDEO

Líder a punta de pistola

Como en el partido ante Deportivo, Suárez anotó cuatro tantos y alcanzó los 34 en Liga. Superó a CR7 como Pichichi y es el único líder en el camino a la Bota de Oro. Barcelona ganó 6-0 (con tres penales a favor) y sigue puntero.

Luis Suárez se convirtió anoche en el primer jugador de la liga española en conquistar 4 goles en dos partidos consecutivos. El uruguayo, con sus 34 conquistas, se colocó al frente de los goleadores, dejando atrás a Cristiano que se mantiene en 31, y llegó también al liderazgo de la Bota de Oro. Vistiendo una camiseta amarilla con la leyenda “Yo apoyo PKU”, el salteño atendió la entrevista de la televisión y volvió a dedicar, como lo hizo en la cancha, sus goles para quienes padecen esa enfermedad degenerativa.

“No era mi objetivo, ni mi obsesión. Si viene, bienvenido sea”, dijo al referirse a la posibilidad de ser el mayor artillero de la liga BBVA. El Barça terminó ganando el primer tiempo por 1-0 con gol de Messi a los 11’. En la jugada Suárez cuerpeó al meta Cuéllar que quedó tirado en el área grande y la pelota salió directo al 10 blaugrana. Fue un gol en cámara lenta. Muchos pensaron que anularían la jugada, inclusive los del Sporting que reclamaron falta del uruguayo. El Sporting, con poca cosa, basado en los contragolpes a buena velocidad se las ingeniaba para inquietar a su rival y a sus aficionados. A los 44’ Mascherano y Piqué evitaron en la línea el empate. El argentino esforzándose en el despegue.

Algunos pudieron haber visto penal del catalán, especialmente en Madrid. Respiró hondo el Barcelona. “Nos dejamos estar y no jugábamos a la velocidad que necesitábamos”, dijo Suárez al analizar ese primer período. Lo importante, que era mucho pero sonaba a poco, era ir adelante en el marcador. “No es un partido vistoso pero el Barça va ganando el partido”, se escuchó en la radio. El Real Madrid y el Atlético habían hecho sus deberes y el equipo local no podía tropezar como antes en su campo.

Messi fue el mejor de esos primeros 45’. Corrió, desbordó e hizo pases magistrales en profundidad, especialmente para Neymar, que se estrelló en la defensa. En una de esas jugadas el brasileño evadió la marca de cuatro defensas y cedió de tacón a Luis Suárez que entraba por detrás, pero el remate del uruguayo fue bloqueado por dos rivales.

Cuando empezó el segundo tiempo ya se vio cómo venía el futuro del partido. Entró Alves por Sergi Roberto y la presión azulgrana se hizo unos metros más arriba. Lo que llegó después fue una mezcla de superioridad blaugrana y de complicidad del árbitro Clos Gómez.

El segundo gol viene después que Suárez, en dos ocasiones, y Neymar fallaran algunas oportunidades propicias. A los 62’, Iniesta corrió por la banda izquierda y centró atrás. Suárez cerraba y la mandó al fondo. Estaba adelantado. El gol fue validado y la tribuna lo gritó con rabia. “Uruguayo, uruguayo”, se empezó a escuchar.

Empezaba la cosecha del salteño. Otra internada por la banda derecha la pelota pega en la mano de un defensor: penal. Messi cede a Suárez la oportunidad. Gol del uruguayo. Iban 73’ y 3’ más tarde el juez cobra otra pena máxima, esta vez muy discutida. Otra vez la oportunidad de Suárez y adentro. Estaba asegurado el triplete, pero el Barça siguió pegando en la lona al Sporting y llegó el tercer penal de la noche. Se lo dejaron a Neymar, que hizo lotería.

Cuando faltaban 3’ para el final, Suárez cerró la fiesta. ¡Era el cuarto gol de su cosecha personal! Rompía una vez más otra marca, personal y del club. En el palco de honor, el histórico goleador blaugrana Enrique De Castro “Quini” aplaudía emocionado a uno de sus sucesores.

El sábado amaneció soleado en Barcelona. Las calles estaban llenas de rosas y de libros. En la fiesta de Sant Jordi la ciudad se transforma. Pero el sol se ocultó poco antes del partido y se puso a llover como pocas veces.

Los aficionados llegaron empapados. Valió la pena el remojón y algún que otro resfrío. Habían visto a Luis Suárez repetir la hazaña de tres días antes y al Barcelona no fallar en su lucha por el campeonato.

Bate recórds de goles... y de penales a su favor

Con los tres penales que cobraron ayer a favor del Barcelona, el equipo culé se convirtió en el que más penas máximas le han señalado en toda la historia de la liga, con 19, dejando muy atrás los 16 que registró el Betis en la temporada 1986-87.

Otra increíble cifra que dejó la goleada de ayer es que el tridente formado por Messi, Suárez y Neymar, que entre los tres se repartieron los 6 goles ante el Sporting, igualó los 122 con los que sorprendió al mundo la temporada pasada. Es decir, que la MSN ya alcanzó su propio registro establecido en su primer año y, cuando todavía tiene 4 partidos más en los que seguir aumentando su marca anotadora.

Suárez y Piqué en el festejo del gol de Barcelona. Foto: Reuters.
Suárez y Piqué en el festejo del gol de Barcelona. Foto: Reuters.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)