SITUACIÓN COMPLEJA

La Libertadores y la Sudamericana dejan Colombia. ¿Y la Copa América?

La Conmebol transfiere partidos de clubes a Ecuador y crece la incógnita sobre el torneo de selecciones

Copa América
En Bogotá, un cartel de aficionados que se oponen a la realización de la Copa América en canchas colombianas.

La conmoción social que vive Colombia estos días sigue teniendo repercusiones en el fútbol. La Conmebol anunció ayer que varios partidos por sus torneos de clubes, que debían jugarse en ese país, se realizarán en Ecuador. La medida agiganta la duda de si Colombia podrá ser uno de los dos organizadores de la Copa América que comenzará el 11 de junio.

Luego del accidentado encuentro entre Atlético Nacional y Nacional en el Estadio Hernán Ramírez Villegas de la ciudad de Pereira, donde los conflictos que se presentaron en las inmediaciones del hotel del tricolor, obligaron a postergar una hora el comienzo del juego, la Conmebol decidió mudar los duelos de la próxima semana por las copas Libertadores y la Sudamericana que iban a disputarse en Colombia, finalmente pasarán a jugarse en territorio ecuatoriano.

El partido entre Independiente Santa Fe y Junior de Barranquilla, previsto para el martes 25 de mayo, se jugará en el Estadio Bellavista de la ciudad de Ambato, pese a que ambos equipos son colombianos.

Lo mismo ocurrirá con La Equidad-Gremio, que se jugará el jueves 27 de mayo repitiendo el escenario.

Ya van ocho encuentros en tierras cafeteras que deben cambiarse de sede, incluyendo el partido entre América de Cali y Deportivo La Guaira, que disputaba ayer a las 23 horas en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Mientras tanto, el organismo rector del fútbol sudamericano sigue sosteniendo que la Copa América se jugará, como está previsto, en la doble sede de Colombia y Argentina.

Para realizar cambios, la Conmebol espera una señal de los colombianos. Sin embargo, por ahora eso no ocurre. Incluso el ministro del Deporte de ese país, Ernesto Lucena, asegura que pretenden organizar la competencia como “instrumento de paz”. Pese a ello, la insistencia en jugar la Copa en su casa parece despertar el rechazo de muchos colombianos.

Por eso se asegura que la Conmebol le avisó a Argentina que se prepare para recibir todos los partidos. El presidente argentino Alberto Fernández dijo que si la Conmebol le ofrece ser sede única de la Copa, lo estudiará.

“Si la Conmebol puede hacerse cargo, yo estoy dispuesto a estudiarlo, pero necesito garantizarme los protocolos”, dijo Fernández.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error