EN GUAYAQUIL

Libertadores: Progreso intentó ante Barcelona, pero primó la ley del más fuerte

El Gaucho había perdido 2-0 en Montevideo pero no se rindió; en Ecuador fue a buscar, tuvo sus chances pero se encontró con la eficacia del equipo local que ganó 2-1.

Fidel Martínez en el Barcelona vs. Progreso en la Copa Libertadores 2020
Fidel Martínez anotó enseguida del empate de Progreso. Foto: AFP

La trayectoria de Progreso en la Copa Libertadores 2020 fue más extensa en el viaje, de La Teja a Guayaquil, que en la duración, una semana y dos partidos. Barcelona, el club más popular de Ecuador, aplicó la ley del más fuerte, o sea la del plantel más caro y los jugadores más determinantes, para ganar de visitante y de local.

El 0-2 de la ida en el Parque Viera obligaba a Progreso a jugarse todo en Guayaquil, porque las perspectivas eran una hazaña o la eliminación. Y lo hizo, tratando bien la pelota para avanzar en la cancha, llevando muchos hombres arriba desde el comienzo. En un par de ocasiones llegó a inquietar al arquero Burrai. Tal vez Barcelona confió demasiado en la ventaja con la que salió a jugar, por lo cual salió a ver qué le ofrecía el rival, sin presionarlo ni apurar el trámite del encuentro.

Sin embargo, en los dos momentos en que Progreso (vestido este miércoles de celeste con detalles aurirrojos) pudo inquietar realmente al Ídolo ecuatoriano, este le mostró su potencia ofensiva como argumento desnivelante.

Primero, a los 13 minutos, con el gol de tiro libre de Damián Díaz, que pareció haber sido ejecutado como centro pero se terminó colando por el segundo palo de Nicola Pérez. El golero pareció estar más pendiente del ingreso de dos jugadores rivales por el medio del área, habilitados por Alexander Rosso. Si alguno la tocaba, lo más probable es que también fuera gol.

Y después, cuando el Gaucho logró empatar ya en el segundo tiempo, al cabo de muy buena jugada colectiva que definió Alexander Rosso, en la jugada siguiente el golazo de Fidel Martínez, un zurdazo al ángulo que frenó cualquier intento de reacción. Sobre todo porque mostró la facilidad de definición del equipo ecuatoriano, contrastada con el esfuerzo que le demandaba a Progreso transformar el dominio de la pelota en jugadas de gol.

De cualquier manera, esa nueva desventaja no liquidó el esfuerzo del conjunto uruguayo, que siguió buscando con elogiable espíritu competitivo. Sin embargo, su lucha pareció ir menguando en lo que estaba del juego. Más todavía cuabndo llegó el tercer local local, otra buena jugada que cerró el lateral Velasco con un remate que entró justo junto al palo más lejano de Pérez.

La chance de Progreso estaba ya severamente deteriorada con la derrota en Montevideo, se comprometió definitivamente con el golazo de Martínez y tuvo su punto final con el 3 a 1, dictado por la ley del más fuerte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)