EN ASUNCIÓN

Peñarol no lo liquidó y se vuelve con las manos vacías

Gabriel Fernández había abierto el marcador al minuto del complemento, pero Libertad empató con un gol de Salcedo y, enseguida después de la roja a Rodrigo Rojo, Óscar Cardozo puso el 2-1 para los "gumarelos". 

Peñarol vs. Libertad. Foto: AFP
VEA EL VIDEO: Peñarol anotó a los 46', pero Libertad lo dio vuelta a los 89'

Como si fuera un partido por el campeonato local, Peñarol salió con la idea de hacer sentir su intensidad de mitad de cancha hacia adelante. No lo ahogó como a otros rivales, pero lo cierto es que se plantó mejor y con argumentos incomodó al equipo paraguayo. Con su principal arma, la velocidad de los volantes y los laterales por los costados, puso al local en aprietos.

Un tiro libre de Estoyanoff, un remate de Corujo y un cabezazo de Maldonado, apenas en los primeros 25 minutos, le pusieron un punto de inicio a los murmullos en el Estadio Dr. Nicolás Leoz. El uruguayo Rodrigo Muñoz, con un par de intervenciones, se transformó en el principal responsable de que el “Gumarelo” se vaya al vestuario empatando sin goles.

Foto: AFP
Foto: EFE
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP

Faltó el último toque, ese pase filtrado que le permita a algún atacante quedar mano a mano contra el arquero. Así y todo, siempre dio la sensación de que Peñarol estuvo más cerca de convertir. Tuvo la pelota, la iniciativa y también las chances de gol, pero le faltó tranquilidad para resolver mejor en los últimos metros. Seguramente más de uno en ese momento pensó en la ausencia de Maximiliano Rodríguez, fundamental en esa zona de la cancha.

Sin éxito, el equipo de Leonardo Ramos comenzó a probar con tiros de larga distancia, pero entre la buena actuación de Muñoz y la falta de puntería cerraron un primer tiempo con sabor a poco. Libertad tuvo una sobre el final, tras una desatención defensiva, pero para suerte de los aurinegros culminaron mal la jugada.

Las tapadas de Muñoz en el primer tiempo.

En el complemento, y después luchar tantas y tantas pelotas, el “Toro” Fernández tuvo su recompensa. Ganó el balón en una salida de Libertad y se fue expreso al arco. Como en el PlayStation, pasó de 0 a 100 y aumentó la velocidad. Se encontró cara a cara con Muñoz y definió con un suave toque por encima del arquero. Gol y delirio de los dirigentes y allegados carboneros, únicos testigos en Asunción.

A partir de ahí comenzó otro tipo de partido, porque Libertad se adelantó en la cancha y comenzó a dejar espacios. Bobadilla metió mano rápidamente y largó a la cancha a Bareiro y Cardozo. Sin embargo, lo del “Gumarelo” fue todo mucho más ganas que fútbol. Centros, centros y más centros. Y así llegó el gol del empate. Salcedo aprovechó un rebote tras una atajada de Dawson y decretó la igualdad.

La gran atajada de Kevin Dawson.

El último cuarto de hora se hizo de ida y vuelta, porque el local se fue arriba con el empuje de su gente y porque Peñarol siguió encontrando los caminos para realizar las transiciones de defensa a ataque casi que sin problemas. La mitad de la cancha era una simple zona de pasaje. A esa altura, el partido ya estaba para cualquiera. Era cachetada por cachetada y en esos desajustes, el aurinegro lo terminó pagando carísimo. Una infracción de Rojo, que le valió la expulsión, derivó en el gol de “Tacuara” a dos minutos del final.

La expulsión de Rodrigo Rojo.

No hubo tiempo para más. Ramos terminó con las manos en la cintura masticando bronca, los jugadores buscando explicaciones entre ellos. No se cumplió el objetivo. Peñarol regresa a Montevideo con las manos vacías y ahora se entreveró todo con Atlético Tucumán y The Strongest. Por suerte, la revancha está a la vuelta de la esquina: el domingo contra Nacional.

Con bronca: así se fueron los aurinegros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º