UNA GAMBETA

La ley del dinero y los resultados

EDWARD PIÑÓN

EDWARD PIÑÓN

Al final, eso es lo que en definitiva vale, hubo mucho ruido, pero nada más que eso. Ni Peñarol cambió de técnico, porque el equipo no lograba meter la quinta o sexta marcha y avanzaba con el freno de mano puesto, ni Diego López se fue porque desde Europa le llamaran con el sonido del recuento de los euros que podía ganarse.

Y ahora, como está muy viva la posibilidad de que se alcance un tricampeonato uruguayo, consejeros y entrenador están todos juntos en busca del logro proyectado.

Lo que sí debe establecerse es que ni una cosa ni la otra, o sea que Peñarol hubiese adoptado por un plan B o que López se fuera al Brescia, hubiese sido una noticia que se descolgara de las leyes que están escritas en el fútbol: si no ganás te sacan y si te ofrecen más te podés ir.

Pasa en Uruguay, pasa en Argentina y pasa en cualquier parte del mundo. Si los festejos del fin de semana no se repiten la duración del proceso dibujado en un documento termina en una chimenea o una papelera. Y si a la estrella del equipo o al DT ganador le susurran al oído una propuesta, en cuestión de horas se consigue el pasaje.

Nada para rasgarse las vestiduras. Y esto va a seguir así hasta que el mundo se termine.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)