PEÑAROL

El levantacopas: ya está mareado de tantas vueltas

El “Mota” y una sana costumbre: obtuvo su cuarto Campeonato Uruguayo.

Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.

Un infierno. Algunos esperan años para festejar un título en Primera División y Walter Gargano, en el medio local, ya ganó prácticamente todo lo que jugó. Y en su caso, sus vueltas olímpicas también pueden tener un valor mucho mayor si tenemos en cuenta que dos de ellas fueron con un equipo chico.

En total, el “Mota” jugó seis Campeonatos Uruguayos y se quedó con cuatro, lo que le otorga un promedio de efectividad terriblemente bueno. Con Danubio, ganó el certamen en 2004 y en 2006/2007. En el primero, superando a Nacional en la definición y en el segundo, en la mejor campaña histórica del club: ganando Apertura y Clausura, relegando al aurinegro al segundo puesto en ambos torneos e imposibilitándolo de llegar a las finales. Es decir entonces que, de las cuatro estrellas que el equipo de la Curva Maroñas tiene en su camiseta, en dos participó el volante. Y siendo pieza clave.

Solo se quedó con las manos vacías en el Uruguayo Especial 2005 (la “Franja” terminó cuarto atrás de Nacional, Defensor y Danubio) y en 2005/2006 (segundo en la Anual).

Carbonero. Con la camiseta del equipo de sus amores, tiene 100% de efectividad. Ganó los dos Uruguayos, pero si hacemos un desglose el mérito aún es mayor.

El año pasado, por ejemplo, llegó para el Clausura, el título que justamente ganó Peñarol, que sirvió para sellar la Anual y que le permitió acceder a las finales.

En este 2018, casi no jugó el Apertura por la rotura de ligamentos de su rodilla. Volvió en este último tramo y fue importante para que el equipo consiga el Clausura y nuevamente la acumulada.

Un año y medio (aunque en cancha uno solo) y dos Uruguayos adentro. Nada mal...

Encima, en este caso podemos agregarle que a principio de temporada también participó de la primera obtención de la Supercopa Uruguaya.

Exterior. Jugó seis temporadas en el Napoli y dejó su nombre grabado en las páginas más importantes en la historia del club. En 2012, se dio el lujo de ganar la Copa Italia. El equipo del Sur de Italia no festejaba desde 1990 cuando aún estaba Diego Maradona.

En 2014, también levantó la Supercopa de Italia.

Selección. Con la Celeste, integró el plantel que en 2011 se quedó con la Copa América organizada en Argentina. Fue el último título para el país.

La rayada le queda pintada

Foto: Gerardo Pérez.
Foto: Gerardo Pérez.

Si los números colectivos son buenos, los individuales verdaderamente asustan. Por Campeonato Uruguayo, entre el año pasado y este, Walter Gargano disputó 26 partidos y aún no conoció la derrota. Ganó 23 y empató tres: la final del Uruguayo 2017 contra Defensor Sporting por 0-0 (que luego el aurinegro ganó por penales), un 1-1 ante Wanderers en el Viera en el Apertura y el 1-1 del último clásico de Clausura.

Lo curioso de ese enfrentamiento ante Nacional es que ingresó faltando 10 minutos y cuando el aurinegro iba perdiendo y a los 82’ llegó la igualdad de Lucas Viatri. Ese partido además significó su vuelta a la actividad oficial tras siete meses fuera de las canchas.

Por fuera del Uruguayo, Gargano jugó dos encuentros más: la Supercopa (triunfo por 3-1 contra Nacional) y un solo partido por Copa Libertadores.

Antes de la lesión a inicio de temporada, al “Mota” solo le dio para jugar la primera fecha del Grupo C del torneo continental. En el Estadio Hernando Siles de La Paz, a 3.600 metros de altura sobre el nivel del mar, enfrentó a The Strongest. Ahí se registró su única derrota. Peñarol cayó por 1-0 en un partido donde hizo méritos como para traerse algo. Una desatención defensiva y la falta de oxígeno fueron determinantes en el resultado. El volante, que ya no había tenido buenas experiencias en ese escenario con la selección, volvió a sufrir con la altura.

La rayada le queda pintada. Hace un año y medio atrás, rescindió con Monterrey para cumplir el sueño de él y su familia. Ganó todo a nivel local y y rápidamente obtuvo el cariño de los hinchas, que además lo toman como un talismán. En este bicampeonato, cada vez que estuvo en cancha, Peñarol no perdió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)