TORNEO APERTURA

Las lesiones lo alejan al "Cebolla" pero el capitán de Peñarol tiene el apoyo de todos

Cristian Rodríguez sigue con trabajos diferenciados pero en el club no hay preocupación porque saben lo que significa un jugador de sus características. 

Cristian Rodríguez. Foto: Fernando Ponzetto.
Cristian Rodríguez. Foto: Fernando Ponzetto.

Mientras su carrera transcurría con éxito en Europa y miraba los 30 de lejos, su promesa se hizo pública y los hinchas de Peñarol comenzaron a ilusionarse con el regreso al club de un jugador surgido en la cantera mirasol.

Cristian Rodríguez no defraudó, cumplió con lo prometido y con su palabra: a los 31 años volvió a Uruguay para ponerse la camiseta del club de sus amores.

Referente, líder por naturaleza y figura, se puso la cinta de capitán aurinegro dejando atrás las lesiones que lo habían marginado bastante del fútbol en sus anteriores dos equipos como Gremio de Porto Alegre e Independiente de Avellaneda.

El “Cebolla” no solo recuperó su alegría jugando en Peñarol, sino que también empezó a disfrutar de las cosas simples que extrañaba y mucho de su país tras haberse ido al exterior con 18 años cuando emigró a Francia para firmar su contrato con PSG.

El "Cebolla" Cristian Rodríguez jugando en el Porto de Portugal. Foto: AFP.
El "Cebolla" Cristian Rodríguez jugando en el Porto de Portugal. Foto: AFP.

Desde ese entonces, Cristian Rodríguez jugó en el club francés, se fue al Benfica de Portugal, donde luego militó en el Porto teniendo cuatro temporadas fantásticas que le valieron el llamado del Atlético de Madrid en 2012.

Sin minutos en los colchoneros fue cedido al Parma de Italia y luego a Gremio para después recalar en el fútbol argentino en 2015.

En el Rojo de Avellaneda estuvo dos años, pero las lesiones lo fueron apartando del equipo. Sus ganas por recuperarse, estar a la orden y poder jugar le pasaron factura. No terminaba de salir de una y entraba en otra. Mientras era cuestionado por dirigentes e hinchas, los meses pasaban y se acercaba el año en que prometió volver a ponerse la camiseta de Peñarol.

Y el “Cebolla” cumplió. El 3 de febrero de 2017, con 31 años, fue presentado como jugador aurinegro y junto a sus dos hijas salió a la cancha del Estadio Campeón del Siglo. Dejó ofertas del exterior de lado, una muy importante de China, para cumplir con su palabra y volver.

Y muchas cosas habían cambiado desde que Cristian Rodríguez debutó en el primer equipo de Peñarol con 16 años. Con 12 había llegado al club desde Juan Lacaze con una mochila llena de sueños que empezaron a cumplirse.

A los 16 debutó en Primera División, un año después en la selección y con 18 emigró después de pasar un mal momento tras quedar en medio de una situación entre el Cr. José Pedro Damiani y su representante Francisco Casal por la venta al PSG francés.

Todo eso quedó atrás en 2017. Poco le importó a los hinchas aquel episodio de la rebeldía y recibieron al “Cebolla” con los brazos abiertos

Peñarol no había sido campeón del Uruguayo Especial en 2016 y con Leonardo Ramos como entrenador encaraba una nueva temporada que tenía como contratación estrella la de Cristian Rodríguez en su vuelta al club.

Y de inmediato el “Cebolla” se transformó en pieza clave. Fue la figura del Uruguayo que el carbonero ganó en la definición frente a Defensor Sporting y un año después volvió a repetir sus grandes actuaciones para que el mirasol lograra el bicampeonato a nivel local, ya de la mano de Diego López.

Todo estaba bien para el “Cebolla”. En lo físico, en lo deportivo y en lo mental. Entrevistado en el ciclo “Encuentros” de El País en mayo de 2017, Cristian Rodríguez expresó que “en Independiente pensé en largar todo porque hacía las cosas bien, pero me recuperaba de una lesión y enseguida llegaba otra, entonces aprendí una cosa: la cabeza es todo y si uno no está bien y no se siente cómodo, todo va para atrás”.

Cristian Rodríguez en un partido con Independiente. Foto: Archivo El País.
Cristian Rodríguez en un partido con Independiente. Foto: Archivo El País.

Con 33 años, la temporada 2019 no fue la mejor para Cristian Rodríguez. Las lesiones lo empezaron a marginar y las recuperaciones ya no eran como antes. La cabeza juega su papel, hay presiones por querer estar en la cancha y no poder hacerlo vuelve más complicado.

El “Cebolla” es el capitán y un emblema actual de Peñarol que por estas semanas no ha podido aparecer como él lo espera. Diego Forlán ya avisó que no lo apurará porque lo quiere, pero en buenas condiciones físicas.

En el Consejo Directivo carbonero la ausencia del capitán no fue tema central en la última reunión, no preocupa -pero están atentos- porque saben cómo trabajó y entrenó en durante la pretemporada.

Por estas horas el “Cebolla” sigue entrenando diferenciado, pero con el objetivo de poder cumplir una vez más con su palabra de referente y líder de un club que lo espera y también lo respalda por su condición de líder.

Y si de estado anímico se trata, el capitán se hizo eco de su ausencia el domingo publicando un sentido mensaje en Instagram: “Aún me quedan muchísimas ganas e ilusión. Sé que muchos perdieron la fe en mi, el cariño y el respeto. Más allá de todo nadie me va a robar mi sueño. Los que me conocen saben quién soy. Que sea contra todos no me importa, siempre carbonero”.

Diego Forlán y Cristian Rodríguez durante el primer entrenamiento del nuevo entrenador. Foto: Gerardo Pérez.
Forlán y Cristian Rodríguez durante el primer entrenamiento de Peñarol. Foto: Gerardo Pérez.

El referente que espera Diego Forlán

Cristian Rodríguez podría llegar a tener minutos el domingo, pero no lo quieren apurar ya que se vienen partidos tan difíciles como importantes.

“Ha trabajado muy bien con la sanidad. Lo vamos llevando con cuidado. No hay necesidad ni urgencia. Lo quiero todo el año. Es un jugador emblema y en la cancha marca mucho para los rivales y la gente”, dijo Diego Forlán en su momento cuando fue consultado acerca de la ausencia del "Cebolla".

RINCÓN AURINEGRO

Molestias musculares y un regreso esperado

Tres con trabajos diferenciados
El entrenamiento de ayer por la mañana a puertas cerradas en Los Aromos tuvo a tres futbolistas trabajando de manera diferenciada. A lo de Cristian Rodríguez se sumaron las molestias musculares del español Xisco Jiménez y Denis Olivera, quienes no fueron exigidos y se espera por su recuperación.

Jonathan Urretaviscaya volvió a Los Aromos
Luego de haber sido operado de la lesión de ligamentos cruzados que sufrió el 8 de febrero en el Campus de Maldonado, “Urreta” volvió a la concentración de los carboneros ayudado con las muletas para seguir avanzando en el proceso de recuperación que le demandará seis meses como mínimo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados