COPA AMÉRICA

La lesión de Neymar tiene a Brasil en vilo

Su posible operación encendió la alarma porque su presencia en el certamen continental está en duda.

Foto: AFP
Foto: AFP

Si lo dijo Tite, es para te nerlo en cuenta. “Neymar no va a pagar el precio por causa de su salud. Pierdo mi empleo, pero no voy a cargar la responsabilidad de convocarlo lesionado”, aseguró el entrenador de la “Canarinha” que viajó a Francia para interiorizarse de la situación del brasileño.

Es que Neymar conocerá mañana la entidad de la lesión que puede implicar que se vuelva a operar del mismo metatarso por el que pasó por el quirófano a comienzos del año pasado.

Si bien todavía se desconoce si habrá intervención, lo mismo sucede con el tiempo de recuperación que le llevará al delantero reponerse en caso de que esto suceda. A falta de cuatro meses para el inicio de la Copa América, el tiempo parece suficiente para que pueda estar a la orden, aunque tal vez el torneo no lo encuentre al 100% y, como lo expresó el propio entrenador, en ese caso no lo convocará.

De hecho, está descartado para los amistosos previos que disputará el “Scratch”. Hasta el momento el duelo con República Checa es el que está confirmado y en el mismo no estará el jugador del París Saint-Germain.

Precisamente, los médicos del club parisino son los que tomarán la decisión de una posible operación por encima del cuerpo médico de la selección, lo que deja a Brasil sin mucha libertad de acción respecto al futuro del nacido en Mogi das Cruzes.

Como si a Argentina le faltara Messi o a Uruguay Luis Suárez, la ausencia de Neymar es muy sensible para una selección brasileña que cuenta con el delantero como su principal arma de ataque y su líder futbolístico.

Sin él, aparecen otros nombres que pueden encabezar el ataque, pero que no cuentan con el mismo poderío ofensivo. Philippe Coutinho, Paulinho, Douglas Costa, Roberto Firmino o Gabriel Jesús son algunos de ellos.

Pero más allá de lo estrictamente futbolístico, para el pueblo brasileño la noticia es un balde de agua fría teniendo en cuenta que puede suceder algo similar a lo que aconteció hace cinco años, también en Brasil, pero por la Copa del Mundo.

Cuando los hinchas se ilusionaban con volver a ganar el Mundial y hacerlo en su propia casa llegó la lesión de Neymar que lo obligó a retirarse antes de que el mismo termine y que de ahí en adelante ese torneo fue una pesadilla para los brasileños. Derrota por 7-1 ante Alemania por semifinales y caída por 3-0 ante Holanda por el tercer puesto.

Con ese antecedente la ausencia de Neymar encendió las alarmas en territorio norteño teniendo en cuenta, además, que Brasil lleva mucho tiempo sin ganar un certamen en el que tuvo su época de oro, pero que hace varias ediciones no entra a las fases finales del mismo.

La prueba de ello es que hace 12 años no se consagra en la Copa América y en las últimas tres ediciones no pudo ingresar a semifinales por lo que la de 2019 genera mucha esperanza para la “verdeamarela” que buscará hacerse con el título en su casa.

Para Neymar, que jugó dos de esos tres torneos, también es una deuda pendiente por no haber tenido nunca todavía la posibilidad de levantar ese trofeo. Por eso es que seguramente el atacante del PSG hará todo lo posible para que su recuperación sea óptima y estar a la orden del entrenador cuando el 14 de junio Brasil haga su debut en el certamen frente a Bolivia.

Neymar ya se ausentó de la última Copa América, que se disputó en Estados Unidos y Brasil solo ganó un partido que fue ante una débil selección de Haití. Previo a ese juego, empató con Ecuador y posterior al choque ante los centroamericanos perdió ante Perú, quedando afuera en fase de grupos.

Un país en vilo y a la espera de lo que suceda con el “10”. Las ilusiones de levantar el trofeo, sin Neymar, disminuyen en buena cantidad, mientras tanto todos cruzan los dedos.

EL REEMPLAZO

Coutinho sería el eje ofensivo.

El jugador que actualmente se encuentra en Barcelona podría adoptar la responsabilidad de comandar futbolísticamente a Brasil durante la Copa América 2019, siempre y cuando Neymar esté ausente de la misma. Con una buena pegada y excelente visión de juego, el diminuto volante se puede transformar en una pieza clave donde, si es bien acompañado por otros jugadores como Roberto Firmino, Douglas Costa o Gabriel Jesús, puede llevar a Brasil a lo más alto y a cortar la racha de 12 años sin levantar un trofeo que ya lo hizo en 8 ocasiones.

Sin su estrella, se llevó una paliza histórica.

Neymar hizo su debut en la selección mayor de Brasil el 10 de agosto de 2010, luego del Mundial de Sudáfrica al que no fue citado aunque muchos hicieron fuerza para que eso sucediera. Ese encuentro amistoso ante Estados Unidos fue el inicio de la carrera del delantero con la “Canarinha” y lo hizo con el pie derecho, porque Brasil ganó y además anotó un gol cuando iban 27’ del primer tiempo.

De ahí en más, Neymar fue habitual en la selección brasileña disputando amistosos, Copa América, Eliminatorias, mundiales o Juegos Olímpicos, pero de todas manera hubo ocasiones en las que no pudo estar. Lesiones o decisiones del entrenador en pos de probar otros jugadores han hecho que el actual jugador del París Saint Germain se perdiera algunos juegos.

Foto: AFP
Foto: AFP

Es que en los últimos 9 años, desde que hizo su estreno, Neymar solamente faltó a 22 partidos y en los que a Brasil mal no le ha ido y por lo tanto parece no extrañarlo del todo, aunque hay una excepción a esa regla: el 7-1 de Alemania. Una fractura en una vértebra lumbar en los cuartos de final del Mundial de Brasil 2014 llevó a que la principal figura de ese equipo se quedara sin disputar la semifinal y con eso llegó una derrota de las más dolorosas de la historia de la selección brasileña.

Es cierto que la de Maracaná 1950 caló hondo y lo hará siempre en el pueblo brasileño, pero lo de Alemania no solo fue una derrota, fue una goleada estrepitosa en donde los germanos dieron una clase de fútbol y a los 29’ minutos del primer tiempo ya ganaban 5-0 en el Estadio Governador Magalhães Pinto de Porto Alegre.

Sacando ese juego, los números de Brasil sin Neymar no son malos teniendo en cuenta que de esos 22 partidos ganó 14 encuentros. A su vez, fueron seis las derrotas (Francia, Alemania, Holanda, Chile, Perú, Argentina) y dos solamente las igualdades cada vez que los entrenadores no han podido contar con el atacante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)