NACIONAL

De León: "No decido ni una contratación"

Es asesor, y como el mismo se encarga de aclararlo “ni dirigente ni gerente ni parte del cuerpo técnico”. Hugo De León es y se siente parte de este Nacional, porque regresó gracias al Cr. José Luis Rodríguez, el presidente. Pero no toma decisiones, ni siquiera recomienda jugadores. “Sólo asesoro”, dice ‘El Hugo’.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hugo de León

— ¿Éste es el momento de mayor trabajo?

— Sí, sin dudas. Es el momento en que el entrenador y gerente deportivo inician las negociaciones, es el momento de mayor estrés para ellos. Aunque yo ligo muchas llamadas de rebotes... pero no es lo mío. Cada vez que me llega un whatsapp contesto y paso el número de (Alejandro) Lembo. Yo no estoy en esos temas. No decido ni una sola contratación, no es mi función. No me compete, y se las derivo a quienes están en ese tema.

— ¿Ni siquiera asesoramiento?

— El perfil del jugador, lo que se pretende, lo elijen el entrenador, el gerente y los dirigentes. Yo entro a tallar cuando hay que juntarse con el futbolista y el empresario siempre basándome en el presupuesto del club. Lo que se puede, y lo que no. Yo sé el perfil de jugador que están buscando pero es tema del entrenador, no me corresponde hablar de eso. Y menos cuando hay negociaciones de por medio. Si trasciende cambia la cotización, y si el rival lo quiere, también. Es como una especie remate, si se hace con sigilo, el precio es otro. Pasó siempre. Y va a seguir pasando. Son las reglas de juego en cada período de pases.

— En muchos medios se dijo que habías recomendado a Leo Gamalho...

— (Sonríe) No fui yo el responsable de traer a Gamalho, yo solo me encargo de las negociaciones. Y si hubiese sido yo, lo diría. Pero mi función no es esa. Lo que se dijo no es verdad. Fueron periodistas mal informados, y mal intencionados. Me adjudican jugadores y yo no tengo nada que ver. Tengo un cementerio propio con los muertos que cargo...

— ¿Y por qué no saliste al cruce de esas afirmaciones?

— Noooo.... no da. Ahora que salió el tema lo aclaro. Pero si lo hubiese traído, lo hubiese dicho. Además, cuando le tocó jugar, no lo hizo mal. Hay que ver en qué contexto jugó y con quién... Como siempre, mandan los resultados. Si Nacional hubiese ganado, hoy sería otra historia.

— ¿Imaginaste un final así del equipo?

— No, la verdad es que no me imaginé un final como el que se dio. Cuando hablamos con Gustavo (Munúa) le dijimos que no le podía pasar lo que le pasó al término del Apertura. Y le volvió a pasar lo mismo en el Clausura. El equipo se cayó en el final.

— ¿No dio para ilusionarse con lo que se iba dando en la Copa Libertadores?

— Yo me ilusioné de entrada, con el equipo y su propuesta en el clásico de verano. Jugó muy bien, mostró otro fútbol, no se estresaba con la pelota, pero en la Copa no mostró el mismo desempeño que en el clásico de verano. No fue igual, quizás por la presión, por el ritmo.... no sé... se lograban los resultados pero no se volvió a lograr ese fútbol que me había entusiasmado al principio de la temporada.

— Así y todo, se estuvo a un penal de llegar a las semifinales...

— Es fútbol. Y en el fútbol mandan los resultados. Un penal, un gol, una mala decisión. Todo cambia. Y nadie se acuerda de las campañas ni de los vicecampeones. Más en un grande donde hay que ganar siempre.

— ¿El presidente te consultó por la llegada de Martín Lasarte?

— No. En ningún momento. Y no tiene por qué hacerlo. Es una decisión de la directiva, y después de la definición de la directiva, pasa al gerente deportivo. Yo no tengo nada que ver. Asesoro cuando hay que llegar a un acuerdo por los contratos. Nada más. Ni siquiera opino en temas que no me corresponden. Y así y todo me estreso... me alejé del fútbol por el estrés. Elegí calidad de vida. Y eso es lo quiero. Tuve ofertas millonarias para dirigir, y no las acepté. Ya tomé un camino. No me quiero apartar de él. Ni siquiera pretendo ser dirigente. Ya lo intenté y fue un mal momento. El equipo estaba en ganador.... No quiero estresarme más.

— No hay lugar para el entrenador, entonces...

— Noooo.... Ya no. ¿Sabés qué pasa cuando el entrenador gana y sale campeón? ¿Sabés lo que siente? Alivio.... ni siquiera disfruta del momento. Alivio. El saber que no va a estar en tela de juicio su nombre ni su cabeza va a rodar ese fin de semana. Ya pasé por eso. Lo sufrí. Y no quiero volver a pasarlo. Hoy estoy bien como estoy. Y estando a un costado, igual sufro por los resultados... imaginate adentro del club, sería terrible. Volver a lo mismo...

TRAS EL FÚTBOL

El rol de abuelo.

Hugo De León (58) se alejó del fútbol hace varios años. "Me cansé, y opté por mejor calidad de vida. Gracias a Dios puedo vivir bien, sin problemas. Hoy voy y vengo a Porto Alegre, disfruto de mis nietos. Tengo tres nenas y un varón. El chiquito ya anda con la pelota abajo del brazo. Ya lo llevé al Parque y lo voy a llevar a Gremio. Solito ehhhh... sin que nadie le diga nada, anda con la pelota todo el día. Mis hijas tuvieron mucho que ver con mi decisión. Si vuelvo al fútbol van a decir que estoy más loco de lo que imaginaban... y no quiero".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)